Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Béjart baila ya con los dioses

Dokumentuaren akzioak

Béjart baila ya con los dioses

El gran coreógrafo francés fallece a los 80 años en Lausana, donde ultimaba la preparación de su nuevo espectáculo

Egilea
Fernando Iturribarria
Komunikabidea
El Correo
Mota
Albistea
Data
2007/11/23

«Maurice Béjart ha muerto a las 00.25 horas de esta noche en el Centro Hospitalario de Lausana», anunció su amigo el escritor François Weyergans, premio Goncourt 2005. «Sin duda, ya está haciendo bailar a las estrellas», comentó por su parte el antiguo primer bailarín de la Ópera de París Patrick Dupond.

Béjart, que arrastraba problemas de salud desde hace varios años, fue hospitalizado la semana pasada para seguir un estricto tratamiento cardiaco y renal que debía durar un mes. Trabajador incansable, el octogenario enfermo había seguido cotidianamente hasta su ingreso los preparativos de 'Vuelta al mundo en 80 minutos', última creación cuyo estreno mundial está previsto el próximo 20 de diciembre en el teatro Beaulieu de Lausana. El espectáculo, ya póstumo, iniciará a partir de febrero en París una gira que hará escala en España, Bélgica y Japón, entre otros destinos. «Los últimos instantes no eran fáciles, pero hasta el final ha estado muy rodeado de personas de su familia, de la compañía y de algunos de sus amigos», declaró Hugues Gall, director del ballet de Lausana. «La compañía está conmocionada, pero el espectáculo debe continuar. El deseo de Maurice era que continuemos sirviendo su obra», añadió.

Claude Bessy, ex-directora de la escuela de danza de la Ópera de París, expresó emocionada su alivio «porque sufría enormemente». «Le vi la última semana en un estado físico dramático», agregó la antigua bailarina estrella, quien reveló que el artista «deseaba morir».

Elogios de Sarkozy

Béjart solía decir que no temía la muerte, pues «es una certeza». «Creo que siempre se muere a tiempo. El tiempo está contado de manera diferente para cada uno, pero se muere a tiempo», reflexionaba el autor de «coreografías que quedarán duraderamente en las memorias», como observó el presidente francés Nicolas Sarkozy, en uno de los numerosos elogios fúnebres divulgados por personalidades de su país natal.

Nacido el 1 de enero de 1927 en Marsella, el tenaz popularizador de la danza contemporánea guardaba rencor a Francia, que abandonó en 1960 para instalarse con su Ballet del Siglo XX en Bruselas, y aseguraba que nunca había recibido un céntimo de los gobiernos de París. Hijo del filósofo francés Gaston Berger y huérfano de madre a los siete años, adoptó como nombre artístico el apellido de Armande Béjart, la esposa de Molière, que ha consagrado como uno de los pilares fundacionales del ballet moderno junto a los de Fokin y Balanchine.

Descubrió la danza a los 14 años cuando, tras un accidente, un médico le recomendó bailar para fortalecer su enclenque anatomía. En 1954 encontró en la música concreta de Pierre Henry y Pierre Schaeffer la expresión que buscaba para su nuevo lenguaje, inaugurado al año siguiente en París con 'Sinfonía para un hombre solo'. Desde entonces ha firmado 140 coreografías entre las que figuran monumentos indelebles como el 'Bolero' de Ravel, 'El pájaro de fuego', la Novena Sinfonía de Beethoven, 'La misa del tiempo presente', 'Malraux o la metamorfosis de los dioses' y 'La consagración de la primavera'.

Béjart baila ya con los dioses
RECONOCIDO. Béjart sale para recibir el aplauso del público al concluir uno de sus espectáculos. / EFE

Dokumentuaren akzioak