Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Basauri vibra con la dantza

Dokumentuaren akzioak

Basauri vibra con la dantza

Una nueva edición del festival Euskal Herriko Dantza Agerketa reunió ayer en Basauri a seis grupos de diferentes territorios y unos 125 dantzaris pudieron mostrar la esencia de sus pueblos con sus bailes y trajes
Egilea
Iker Ugarte
Komunikabidea
Deia
Tokia
Arratia-Nerbioi
Mota
Erreportajea
Data
2015/09/20
Lotura
Deia

uNA nueva edición del Dantza Agerketa-ya van 43- y ayer se pudo comprobar que sigue emocionando y divirtiendo a partes iguales por mucho que pasen los años. Seis grupos de lo mejor del folclore y las danzas de Euskal Herria se dieron cita en Basauri de manera que la localidad se convirtió ayer en la capital de la danza. Se trata de un festival que en palabras de Pili Castro, una de sus organizadoras, es especial porque “cada baile es autóctono y particular del pueblo de los grupos invitados”. Además, pretende ser fiel a la historia de las danzas de cada agrupación. “Han venido grupos que bailan algo que tiene un significado para ellos y su localidad”, explicaba Pili.

El acto central se celebró en el parque de Bizkotxalde, allí el ambiente no podía ser más festivo. Pero antes de la gran cita, unos 125 dantzaris de las seis agrupaciones invitadas al evento pusieron sobre aviso a los basauritarras con una kalejira y un desfile de los que animan hasta a aquellos que no suelen ser muy dados a bailar. Las calles de la localidad se convirtieron en escenario de baile, y de paso, fue un reclamo para acercar a cientos de vecinos hasta Bizkotxalde, el lugar donde más tarde demostrarían los grupos invitados, el porque de esta invitación.

Durante el desfile los dantzaris bailaron algunos de sus bailes más típicos. La gente siguiendo el paso de estos se fue animando hasta llegar a una abarrotada plaza de Bizkotxalde, que los organizadores habían preparado para la ocasión. Quince minutos separaban a los protagonistas del comienzo del acto central, y los nervios eran evidentes. Libe Yaldebere y Sabina Bernal, de Deustuko Andreak, comentaban que estaban nerviosas pero muy contentas. También destacaron que una vez que comienza el baile, los nervios se van. Desde Zubieta llegó Imanol Baleztena, que justo antes de empezar aseguró que nervioso no estaba. “Hay un poco de tensión pero ya estamos tan acostumbrados que ni se nota”, afirmaba. Era su tercer año en Basauri. “Cada año lo disfruto como el primero”, destacó. Miembros más antiguos del grupo ya habían estado otros años, y se mostraron deseosos de volver a Basauri. Imanol, de 26 años, comentó que a la noche disfrutarían la cena que prepara la organización. “Luego nos tomaremos algún pote por Basauri”, narraba.

CENCERROS Y BAILES A las 19.00 horas empezó el gran alarde. Los primeros en demostrar sus habilidades fueron los Ioaldunak de Zubieta, que arrancaron aplausos nada más pisar el escenario. Los zanpantzar no bailan, pero “han sido invitados porque también traen el folclore”, señaló Castro. Y bailar como tal no, pero protagonizaron uno de los momentos más emotivos. Con los cencerros a sus espaldas embriagaron con ese sonido tan característico a los asistentes y lograron acercar a Basauri la esencia de Zubieta y ese aura casi mágica que se siente cuando ves la formación de los Ioaldunak moviéndose al unísono.

Estos dieron paso a Eltziegoko Dantza Taldea, que demostró que a pesar de la juventud de sus miembros, tienen tablas de sobra. Los asistentes no podían sino aplaudir y disfrutar con el comienzo oficial del Dantza Agerketa. La actuación terminó como empezó, entre aplausos.

Después fueron turnándose hasta que todos los grupos salieron por segunda vez a una plaza que con la iluminación y el ambiente, estuvo de diez, como los dantzaris. El tiempo y la luz permitió además el lucimiento de los grupos en Bizkotxalde, lo que añadió si cabe, más espectacularidad a los bailes.

más actuaciones El resto de grupos causaron el mismo efecto entre el público, que abarrotaba Bizkotxalde. Por allí pasaron los grupos de Eltziegoko Dantza Taldea de Araba, Oinarin de Gipuzkoa, Aurrera de Nafarroa, Arrola de Nafarroa Behera y los vizcainos Deustuko Andrak. Todos, absolutamente todos, causaron el mismo efecto que el primero. La gente estaba deseosa de ver las danzas tradicionales de diferentes zonas de Euskal Herria y las expectativas se cumplieron con creces. Al comienzo, un grupo de basauritarras comentaba entre ellos “lo bien que había estado el desfile”.

Nada más ver a los Ioaldunak comenzó el disfrute e incluso alguno se animó con algún paso de los bailes, pero desde la barrera. El acto central de Dantza Agerketa concluyó de la mejor panera posible, con los seis grupos y sus más de cien dantzaris bailando a la vez la dantza Txulalai de Araba.

Ese momento fue uno de los más bellos, puesto que ver a esas chicas y chicos ofreciendo ese final no pudo haber sido mejor para los que desde las gradas y las sillas, disfrutaron como el año pasado y como lo harán el que viene. Fue destacable el trabajo de la organización, de la mano de los tres grupos de Basauri, que con más de cien voluntarios lograron que desde que comenzó el desfile hasta que terminó la actuación central, todo saliera perfecto.

Ayer los seis grupos participantes demostraron que Dantza Agerketa es un festival de baile muy especial, por su singularidad y su identidad propia. Hay que recordar que tras la kalejira del viernes por la tarde y el gran alarde de ayer, hoy domingo Dantza Agerketa también ha programado un acto muy especial. Hoy, los tres grupos locales de baile, Agintzari, Edurre y Basuritar, pondrán el broche final a este festival con sus actuaciones en Bizkotxalde. Unas actuaciones que concentrarán todo tipo de danzas del territorio euskaldun. Tampoco se lo puede perder nadie.

Dokumentuaren akzioak