Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Barakaldo vibra a ritmo de euskal dantza

Dokumentuaren akzioak

Barakaldo vibra a ritmo de euskal dantza

Herriko dantzari eguna

La localidad fabril acoge el euskal herriko dantzari eguna, evento en el que participan una treintena de grupos
Egilea
Miguel A. Pardo
Komunikabidea
Deia
Tokia
Barakaldo
Mota
Albistea
Data
2017/10/08
Lotura
Deia

Barakaldo se movió ayer a ritmo del txistu y tamboril. Y es que la localidad fabril fue la capital de las euskal dantzak con motivo de la celebración de una nueva edición del Euskal Herriko Dantzari Eguna, un evento que reunió en la plaza de la iglesia de San Vicente a 600 dantzaris de 30 grupos que representaron a los siete herrialdes de Euskal Herria. Durante todo el día, el barrio barakaldarra vibró con las diversas actividades organizadas por Laguntasuna Dantza Taldea en torno a este evento que tuvo su punto culminante mediada la tarde, cuando todos y cada uno de los grupos participantes mostraron el fruto de su trabajo diario deleitando al público con una muestra de euskal dantzak que representó los bailes de los siete herrialdes. “Hay una estructura de apoyo y de organización de las euskal dantzak que se visibiliza en jornadas como la de hoy -por ayer-. Además es muy importante que este Euskal Herriko Dantzari Eguna se celebre en un lugar como Barakaldo, la segunda localidad de Bizkaia”, señaló Bingen Zupiria, consejero de Cultura del Gobierno vasco.

La de ayer fue la segunda ocasión en la que la localidad fabril acogía el Euskal Herriko Dantzari Eguna, una muestra más de la tradición dantzari existente en Barakaldo, municipio que cuenta con cuatro grupos -Amaia, Laguntasuna, Ibarra-Kaldu y Erreka-Ortu- con más de medio siglo de historia a sus espaldas. “Desde el punto de vista de la normalización del euskera y de la normalización de la cultura vasca que haya entidades en Barakaldo y en Ezkerraldea con tanto empuje tiene en la conservación de estas tradiciones y del euskera tiene una importancia vital”, destacó el consejero de Cultura. Ese empuje y ese trabajo diario de las entidades hizo que ayer Barakaldo brillase con luz propia al acoger el Euskal Herriko Dantzari Eguna, algo que llenó de orgullo a Amaia del Campo, alcaldesa fabril. “Es un evento muy importante para Barakaldo y lo planteamos como un homenaje a los grupos de danzas de nuestro municipio que suman tantos años de historia y de lucha por preservar la cultura vasca”, destacó la primera edil fabril en los prolegómenos de la actuación principal que comenzó a las 18.30 horas.  

En esos instantes previos, en la plaza de la iglesia de San Vicente se podía ver a miembros de la organización y un gran número de dantzaris pulir los últimos detalles de cara al instante más importante del año para las euskal dantzak. Entre las personas que ultimaban la preparación para este evento estaba Josu Gómez, presidente de Ibarra Kaldu Dantza Taldea, colectivo que actuaba en su municipio. “Para todos los dantzaris es una cita muy importante, es nuestro día a nivel nacional y que sea en Barakaldo es muy emocionante y bonito para nosotros”, expresó Gómez. Unos metros más allá, a escasos pasos, calentaban motores los dantzaris de Zugaitza Dantza Taldea de Santurtzi. “Estar aquí es todo un placer, es muy bonito porque el Euskal Herriko Dantzari Eguna es una fiesta para todos. Es una satisfacción porque estás todo el año ensayando y trabajando y en este día conoces y compartes espacio con grupos de lugares muy diversos. Este evento es el punto de encuentro de la familia de las euskal dantzak”, señaló Rakel Palazuelos, una de las dantzaris del grupo santurtziarra. La magia de este evento es que en una misma plaza pueda haber grupos de lugares muy diversos, disfrutando de las danzas y del ambiente que se genera. Los dantzaris de Trabudu Dantzari Taldea son asiduos al evento, no fallan cada año y no lo hicieron ayer. “Es un día muy importante, una fiesta que no solo se reduce a la actuación que hacemos, ya que es una reunión del mundo de las euskal dantzak. Además, mostramos parte del trabajo que hacemos a lo largo de todo el año”, indicó Susana Revilla, dantzari de Trabudu.

Doce horas de fiesta La actuación principal de la tarde fue el gran atractivo, pero no el único de una jornada que comenzó a mediodía con una kantu dantza que sirvió para ir caldeando el ambiente de cara a todo lo que acontecería a la tarde. Fue a las 16.30 horas cuando se hizo la recepción oficial a todos los grupos participantes, lo que fue el aperitivo a la kalejira previa a la actuación principal. La fiesta se prolongó hasta bien entrada la noche con la romería del grupo Laiotz, ellos pusieron las últimas notas de una jornada en la que Barakaldo fue la capital de las euskal dantzak.

La plaza de la iglesia de San Vicente acoge la actuación de los 30 grupos. Reportaje fotográfico: Pablo Viñas

La plaza de la iglesia de San Vicente acoge la actuación de los 30 grupos. Reportaje fotográfico: Pablo Viñas

Dokumentuaren akzioak