Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Bailes y música como preludio

Dokumentuaren akzioak

Bailes y música como preludio

El Dantzari Eguna del Kezka y el Alarde de Txistularis, que se celebraron el sábado, sirvieron para 'abrir boca' ante las próximas fiestas de San Juan de Eibar

Egilea
B.A.
Komunikabidea
El Correo
Tokia
Eibar
Mota
Albistea
Data
2008/06/16
Buena prueba de que los 'sanjuanes' eibarreses no se celebran en sólo tres días fueron los dos actos que tuvieron lugar este sábado: el Dantzari Eguna, organizado por el Club Deportivo Eibar y Kezka Dantza Taldea, y el Alarde de Txistularis, a cargo de Usartza Txistulari Taldea. Cada uno en su estilo, cada uno en su hora y lugar, ambos consiguieron atraer a un público fiel que disfrutó con el espectáculo de fin de curso de Kezka o con las últimas piezas para txistu.

El primer acto de la jornada, y más multitudinario, tuvo lugar en la plaza de Untzaga. Con un día soleado y la presencia de numeroso público que llenó las gradas del centro armero, los de Kezka reunieron a unos 150 dantzaris, entre los alumnos de la escuela de baile y la treintena del grupo de mayores. Bajo la atenta mirada de padres, abuelos o hermanos, los niños y niñas de Kezka interpretaron en su fiesta de fin de curso todo el repertorio aprendido durante estos meses. El espectáculo fue variado y se puedieron ver danzas de Guipúzcoa o Vizcaya, además de Álava, Navarra o Iparralde.

Tras ver las evoluciones de los más pequeños, el grupo de mayores entró en la plaza para interpretar, como algo novedoso este año, varias danzas de Guipúzcoa. «Hacía ya diez años que no bailábamos esto en Eibar como tal y creemos que ya iba siendo hora», explicaron desde Kezka Dantza Taldea. «Para nosotros ésta es una actuación que también intentamos mimar porque es algo muy importante para nosotros. No es un fin de curso para los mayores pero sí es uno de los repertorios en el que más hemos trabajado durante el año y en el que intentamos dar el do de pecho», explicó Oier Araolaza, responsable del grupo de dantzaris, momentos antes de comenzar la actuación en Untzaga.
El Dantzari Eguna comenzó a celebrarse ya hace más de treinta años y se realizaba entonces en otoño. Fue en los años setenta cuando la fecha cambió debido a las inclemencias meteorológicas y el Dantzari Eguna pasó a celebrarse a finales de mayo. «Algunos años el Dantzari Eguna se celebró conjuntamente con la Euskal Jaia, dos fines de semana seguidos, pero hace unos diez años retrasamos el Dantzari Eguna hacia las fiestas de San Juan para que no fuera todo tan seguido», explicaron algunos responsables de Kezka.

Txistu, coro y bailes
La siguiente cita del sábado fue en el teatro Coliseo y en esta ocasión los protagonistas fueron los integrantes de Usartza Txistulari Taldea que un año más organizaron su tradicional alarde. Bajo la dirección de José Miguel Laskurain al Coliseo acudieron txistularis de Mutriku, Deba, Ondárroa, Zumárraga, Urretxu, Markina y Eibar, y se contó también con la presencia de la Coral Sostoa, Kezka Dantza Taldea y la participación de Isabel Laspiur al piano.

«El alarde ha sido algo especial por el hecho de que hemos estado mucha gente implicada en este asunto, como son Sostoa, Kezka y los txistularis de un montón de pueblos. La valoración es bastante satisfactoria. El objetivo del concierto era el poder disfrutar de la música del txistu y pasarlo un poquito bien todos los que nos hemos juntado aquí y creo que se ha conseguido», aseguraba José Miguel Laskurain nada más terminar el concierto.

El alarde, que se inició con 'Aupa mutilak', se dividió en dos partes. En la primera el txistu y los dantzaris del Kezka fueron los protagonistas. El centenar largo de personas que acudieron al teatro eibarrés pudieron ver, por ejemplo, los últimos bailes del ciclo de la Virgen de Arrate o reirse a carcajadas con las 'chicas' que bailaban el divertido 'Oriako sorgin dantza'.

En la segunda parte el coro Sostoa fue el protagonista. Comenzando con la conocida 'Aupa Gaztelubide', el concierto se fue animando poco a poco con la participación del público que también intentaba seguir las letras. En esta segunda parte se realizó también un pequeño homenaje a Idoya Astiz, txistulari eibarresa fallecida el pasado mes de enero. El alarde de txistularis concluyó con la eibarresa canción 'Cielito'.
Bailes y música como preludio
ESPECTÁCULO. Los txistularis y los bailarines del Kezka, en plena actuación. / M. E.

Dokumentuaren akzioak