Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Austeridad con sabor amargo

Dokumentuaren akzioak

Austeridad con sabor amargo

Crítica, Amargo

Egilea
Iratxe de Arantzibia
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Kritika
Data
2006/12/21
El bailaor y coreógrafo Rafael Amargo recuperó su faceta más intimista y próxima a la esencia del flamenco en el estreno de su obra Tiempo muerto, anoche en el Kursaal donostiarra. Compuesto por nueve cuadros flamencos, el espectáculo, de hora y media de duración, constituyó una revisión a diferentes palos de este arte – alegrías, martinete, zambra–, reinterpretados bajo el prisma de Amargo.

Debido a su heterogénea formación, el granadino aúna en un mismo crisol dos ingredientes: flamenco y danza contemporánea. Tiempo muerto es la sexta obra de Rafael Amargo, quien, además, hace un profundo ejercicio de introspección e intimismo. En definitiva, una vuelta a las raíces de sus inicios artísticos.

En lo coreográfico, el creador granadino opta por diversas composiciones numéricas, predominando los fragmentos corales, en los que interviene la compañía al completo. Como bailaor, Rafael Amargo compone una danza híbrida, pero, sobre todo, hace gala de una sutil y perturbadora presencia escénica. Especialmente hermosa y conmovedora es la zambra interpretada en homenaje a Lola Flores.

El público, árbitro soberano, dictó sentencia, empleando sus palmas en dos ocasiones. La primera para protestar por los dieciocho minutos de retraso en el inicio de la actuación. La segunda para premiar ese despliegue de austeridad flamenca marcado con el inconfundible sabor a Rafael Amargo.

Dokumentuaren akzioak