Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Mientras el cuerpo aguante desempeñaremos los papeles de aurreko y atzeko»

Dokumentuaren akzioak

«Mientras el cuerpo aguante desempeñaremos los papeles de aurreko y atzeko»

Jon Lizarralde y Abel Iriondo. Soka-dantza

Egilea
Aitor Zabala
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
Elgoibar
Mota
Elkarrizketa
Data
2006/08/30

- ¿Cómo vivieron ese momento?

JON.- Sabía que algo iba a pasar. Antes de empezar el baile nos dijeron que íbamos a cambiar una de las figuras así como la forma de entrar en la plaza, pero no tenía muy claro a qué se debía esa modificación. Cuando se anunciaron nuestros nombres y vi que Mariví Aguirregomezcorta e Igor Palomino aparecían en la plaza, noté que se me cargaban los ojos de lágrimas. Me faltó poco pa- ra llorar.

ABEL.- Fue muy emocionante. Para nosotros es muy importante recibir este reconocimiento, pero tenemos claro que lo que nosotros hacemos no valdría nada si no fuera por nuestros compañeros de Haritz, los familiares que nos apoyan y por el público que todos los años acude de manera fiel a ver la soka-dantza. Ellos son los que hacen grande esta celebración.

- Este año ha faltado poco para que la lluvia echara por tierra la soka-dantza. ¿Recuerdan si alguna vez se ha suspendido en el tiempo que llevan en el grupo?

A.- Sí, un año hizo tan mal tiempo que hubo que suspenderla. Otros años también ha estado cerca de no celebrarse, pero recuerdo un par de ocasiones en las que se bailó en los pórticos de la casa consistorial.

- El pasado 24 de agosto se les homenajeó por desempeñar los papeles de aurreko y atzeko desde hace dieciocho años. Sin embargo, su participación en la soka-dantza es bastante anterior.

J.- Sí. Nuestra participación en la soka-dantza se inició en el año 1981, hace ahora 25 años. Entonces formábamos parte de la cuerda de dantzaris.

A.- Yo tenía entonces 14 años. El grupo andaba un poco escaso de gente y me animé a seguir bailando, a pesar de que algunos meses antes había estado a punto de dejarlo.

- En 1989, sin embargo, ocuparon los dos puestos más preeminentes de la soka-dantza, siguiendo los pasos que en años anteriores habían dado Mauxitxa, Txabola, Garro, Josu Mujika, Iñaki Gil, Alberto García,... Han pasado 18 años desde entonces y parece que siguen teniendo cuerda para rato.

J.- Llegan los homenajes y se podría pensar que podemos estar ante el momento del cambio. Hablamos de ese tema mientras nos cambiábamos después de la soka-dantza y, en principio, queremos seguir dando guerra mientras el cuerpo aguante.

A.- Si Jon no lo deja, yo tampoco. Son muchos años midiéndonos en la plaza y si quiero demostrar que bailando soy tanto como él, tendré que seguir.

- Sus papeles en la soka-dantza les exigen una gran despliegue físico. ¿Cómo se compatibiliza ese alarde con el disfrute de las fiestas?

J.- No hay otra forma que reservándose y cuidándose.

A.- Algún año he salido la noche anterior, y luego lo he notado. Si quieres estar a un buen nivel, no hay otro remedio que cuidarse. En cierto modo, al resto del grupo le viene bien que Jon y yo seamos los encargados de desempeñar los papeles de aurreko y atzeko. Al ir en la cuerda, tienen menos responsabilidad, lo que les permite disfrutar más de la víspera de San Bartolomé, si así lo quieren.


Tras hablar con Lizarralde e Iriondo, quedó patente que conservan la misma ilusión por la soka-dantza que hace dieciocho años, y que están dispuestos a seguir dando guerra. Para ellos, sigue siendo uno de los días más importantes del año, el día en el que se sienten dantzaris y en el que se convierten en la representación del amor de un pueblo por su cultura y sus tradiciones.

SOKA-DANTZA

Historia: Los primeros datos recogidos sobre la soka-dantza se refieren al barrio de Sallobente a finales del siglo XIX. Su historia ha estado marcada por sucesivos avatares, con años en los que no se celebró. Desde 1989, tras un curso impartido por Goizaldi en San Sebastián, se interpreta siguiendo el modelo de las danzas de Gipuzkoa.

Dokumentuaren akzioak