Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Artistas con clase

Dokumentuaren akzioak

Artistas con clase

Igor Yebra y María Bayo ejercen su magisterio en los cursos de verano de la UPV

Egilea
Nerea Piérola
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
Bilbao
Mota
Albistea
Data
2006/07/04
La soprano navarra forma parte, con bailarín bilbaíno Igor Yebra y otros destacados artistas del prestigioso plantel de profesores de estos encuentros, a los que la UPV ha querido otorgar especial relieve. De hecho, la apuesta por ellos «es muy fuerte ya que es importante que tomen presencia dentro de la Universidad y sean cada vez más atractivos», afirmó Iñaki Goirizelaia, vicerrector del campus de Vizcaya.

Tanto María Bayo como Igor Yebra coincidieron en la oportunidad que estos cursos brindan a los artistas en formación para «darse cuenta de que son éstas profesiones duras y serias» y que en ocasiones se idealizan en exceso. En esta misma línea, Bayo subrayó la importancia de que las jóvenes promesas entren en contacto con profesionales que están en activo para que puedan compartir su andadura y encontrar en ellos una guía y puso estos encuentros como ejemplo.

El curso de Danza Contemporánea será impartido por el profesor y coreográfo John Jasperse, y el seminario de violín por Keiko Wataya. María Bayo imparte hasta el próximo viernes clases de interpretación vocal y se centrará especialmente en la ópera y 'lieder' de Mozart, mientras que Igor Yebra se encargará del curso de danza clásica por quinto año consecutivo.

María Bayo se estrena en esta ocasión como docente y por el momento, debido a sus compromisos profesionales en los próximos dos años, no se va a dedicar a la actividad. De hecho ha tenido que suspender su actuación en una ópera para poder impartir estos cursos acompañada por el maestro Istvan Cserjan.

No es el caso de Yebra, que lleva ya varios años impartiendo cursos y que actualmente está inmerso en los preparativos de la apertura, en septiembre, de su nueva escuela en Bilbao. «Mi meta es la luna; paso a paso, pero la luna», afirmó el bailarín con respecto a los objetivos de su nuevo proyecto. La creación de una compañía de baile o los contactos con otras escuelas extranjeras son algunos de los objetivos que se ha marcado. Según el bailarín, el proyecto de la escuela debe ser de Bilbao y de Euskadi por encima de los nombres. «No quiero que esto sea un proyecto de Igor Yebra; yo espero retirarme y dedicarme también a otros proyectos, y que esto siga adelante», subrayó.

El reto es ambicioso pero los pasos deben darse poco a poco: «Hoy por hoy es impensable hablar de una carrera universitaria de baile cuando ni siquiera existe un conservatorio o una escuela con clases de danza», afirmó. Además, el bailarín señaló que hace falta mayor compromiso por parte de todos para conseguir estos objetivos ya que en el País Vasco «hay posibilidades y talento, pero todos tenemos que remar en la misma dirección».

Dokumentuaren akzioak