Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Arte sin límites

Dokumentuaren akzioak

Arte sin límites

Bailarines con síndrome de Down y fotografías para ciegos se muestran estos la galería Ondare

Egilea
Guillermo Elejabeitia
Komunikabidea
El Correo
Tokia
Bilao
Mota
Albistea
Data
2011/06/17
Lotura
El Correo
Es difícil encontrar una programación cultural más inclusiva que la que ofrece la sala Ondare. Cualquiera que se acerque al número 11 de María Díaz de Haro puede obtener una buena dosis de alimento para el espíritu, sean cuales sean sus capacidades. De sus paredes cuelga una colección de obras del fotógrafo Juan Torre que conmoverán por igual a videntes e invidentes. Retratos de grandes figuras de la música como Luz Casal, Rosendo, Ainhoa Arteta o Paco de Lucía, que juegan con las texturas y el relieve para abrir las puertas de la fotografía a quienes no pueden ver.
El objetivo es que todos disfruten de la exposición y que se genere un dialogo entre lo que unos perciben con los ojos y otros con las manos. Guiado por esa idea del arte como una manera de derribar las barreras que separan a unas personas de otras según sus capacidades, Torre invitó a la compañía 'Despertar los sentidos', formada por personas con síndrome de Down, a actuar en la sala. «Su planteamiento, e incluso su nombre artístico, casaba perfectamente con el espíritu de la exposición», explica Torre, que trabajó como fotógrafo de prensa hasta que perdió la vista.
Los bailarines de 'Despertar los sentidos' no son nuevos en el mundo del espectáculo. Han mostrado su arte en coliseos de prestigio como el Arriaga o el Palacio Euskalduna y han llevado su montaje por los escenarios de media España. Sin embargo, después de nueve años rodando de la mano de Sarah Ramírez y José Manuel Palacios, los nervios antes de salir a escena siguen intactos. Ayer representaron una selección de su obra 'Barreras', pero ya se encuentran preparando un nuevo montaje en el que fusionan la danza contemporánea con el flamenco.
Ningún reto es demasiado para ellos y su profesora no puede estar más orgullosa. «A los discapacitados se les valora por lo que no pueden hacer en lugar de por lo que hacen y parece que el mundo del espectáculo les está vedado», lamenta Ramírez. Sin embargo, su trabajo demuestra todo lo contrario, como explica Sara: «El arte tiene que estar abierto a todo el mundo, sea alto, bajo, gordo o flaco, y bailando le dan protagonismo al cuerpo cuando el cuerpo es diferente».

Dokumentuaren akzioak