Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Arístegui recupera la memoria histórica a través de la danza en 'Unerwartet' (Ezustekoa)

Dokumentuaren akzioak

Arístegui recupera la memoria histórica a través de la danza en 'Unerwartet' (Ezustekoa)

El teatro principal acoge este fin de semana el espectáculo del bailarín guipuzcoano

Egilea
Juan G. Andrés
Komunikabidea
Noticias de Gipuzkoa
Tokia
Donostia
Mota
Albistea
Data
2009/10/06

ulián Arístegui fue una de las muchas personas "sin vinculación política ni militar" que murieron fusiladas en Hernani en 1936. Setenta años después, su nieto, el bailarín y coreógrafo Mikel Arístegui, decidió honrar su recuerdo y la del resto de represaliados con un montaje de danza-teatro de 20 minutos llamado Ezustekoa . Se representó por primera vez en 2006, en el centro cultural Biteri de Hernani y en el museo Chillida-Leku de la localidad, volcada entonces en la recuperación de la memoria histórica.

Este sábado y el domingo el Teatro Principal de Donostia acogerá una versión ampliada de la pieza que, bajo el título Unerwartet (Ezustekoa) , pasará a durar una hora. Contará con la presencia de tres bailarines además de Mikel Arístegui, que en la propuesta original bailaba solo contemplado por su padre, que aparecía en el escenario sin participar de la danza. "Esta vez el aita no estará en el escenario, pero sí aparecerá en un vídeo que se proyectará durante la función", anunció el artista.

Unerwartet se apoya "poco en la palabra" -tan sólo se escuchan unos versos escritos por su padre en honor a su abuelo- pero cuenta con un mensaje claro: "constatar los hechos como sucedieron sin buscar culpables". A Arístegui, además, le gustaría "que las nuevas generaciones aprendieran y tuvieran conciencia de lo que sucedió hace 70 años" para, llegado el caso, no vuelva a repetirse jamás.

El guipuzcoano, que lleva siete años viviendo en Alemania, dijo que su propuesta consiste en "un viaje por distintas emociones que no son todas negativas", pues ha querido darle "una vuelta un poco más ligera para una situación que es dramática". "Me he basado en las emociones que surgen como vestigio de una desaparición brutal en una familia", indicó antes de señalar que ése ha sido "el denominador común" de las vidas "del aita y la amona". También destacó que, pese a la lógica "incertidumbre, rabia e impotencia", su abuela "siempre quiso que sus cinco hijos se criaran en una situación de paz".

teatro principal Los personajes -la amona, el aitona, la izeba Mari Carmen y el guardia civil que fusiló al abuelo, entre otros- aparecen proyectados mediante el el movimiento de los bailarines, que emplean un lenguaje a caballo entre la danza-teatro y la danza contemporánea, pues, además de interpretar situaciones a través del baile, también se intenta "que la estética de una emoción pueda ser bella dentro de un tema que es oscuro o cerrado".

Arístegui agregó que actuar en el Principal supone para él "cerrar un ciclo" en su carrera, que comenzó en ese teatro donostiarra en 1989, año de su primera actuación en público como bailarín.

El coreógrafo y bailarín Mikel Arístegui, ayer, en el exterior del Teatro Victoria Eugenia.Foto: ruben plaza

Dokumentuaren akzioak