Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Amona Lydia dice ahora que sí

Dokumentuaren akzioak

Amona Lydia dice ahora que sí

Amuma Says No, de gira en Euskal Herria

Egilea
Joseba Imaz
Komunikabidea
Noticias de Gipuzkoa
Tokia
Donostia
Mota
Albistea
Data
2011/07/08
Lotura
Noticias de Gipuzkoa

Cuando, en 2006, cuatro músicos norteamericanos de origen vasco se juntaron en Boise (Idaho, EEUU) para crear un grupo de música folk, no sabían cómo se iba a llamar aquel incipiente proyecto. Algo habitual, por otra parte, en toda banda que se precie. Solo se les ocurrían divertidos nombres con un toque obsceno que no terminaban de convencerlos. La vocalista Jill Aldape incluso consultó a su abuela sobre aquellas denominaciones, sin que la mujer nonagenaria diese el visto bueno a ninguna de ellas. "Amuma says no" (Amona dice que no), advirtió a sus compañeros, que siguieron al pie de la letra aquella recomendación.

Así nació Amuma Says No, un sexteto que en cinco años ha cosechado un inesperado éxito entre la diáspora euskaldun de EEUU. Jill Aldape (voz), Dan Ansotegui (trikitixa), Sean Uranga Aucutt (pandero) y Spencer Basterrechea Martin (batería), todos ellos amerikanuak de segunda y tercera generación, han alcanzado una gran popularidad con una fiestera y bailable propuesta basada en canciones en euskera, tanto tradicionales como más actuales. La amona de la cantante, que se llama Lydia Jausoro, dice ahora que sí, que le encanta el grupo de su nieta. Y se ha convertido en una de sus más fieles seguidoras.

De hecho, Jausoro es una más dentro del grupo de fans que, llegados desde Boise, acompañan estos días a Amuma Says No en la gira que les ha traído a Euskal Herria. Tras pasar por escenarios como Galdakao, Mungia, Gernika o Iruñea, mañana mostrarán su fórmula en el frontón de Añorga (23.00 horas). Con ellos actuarán también los dantzaris de Oinkari Basque Dancers, veterano grupo de danzas vascas de EEUU. No andará muy lejos Lydia, orgullosa de la cultura vasca, porque no es raro verla bailar al son de su grupo favorito mientras su nieta Jill canta desde el escenario.

acogida

Curiosidad por sus orígenes

Los fundadores de la formación fueron dantzaris de Oinkari y crecieron escuchando el acordeón de sus padres y abuelos, Jimmy Jausoro y Domingo Ansotegui, guardianes de la cultura vasca en la diáspora de Idaho, epicentro de las colectividades vascas de Norteamérica.

Uno de los miembros de la banda, Sean Uranga, se muestra contento con los conciertos que están ofreciendo en la tierra de sus antepasados. Él ya había estado antes, pero se trata de la primera vez que Amuma Says No actúa en el País Vasco. "La gente nos está acogiendo muy bien y se quedan contentos con el concierto. Además, al final, se acercan a preguntarnos sobre cómo empezamos y cómo hacemos las cosas", valora Uranga, en un natural euskera de simpático acento americano.

Sean responde gustosamente a quienes les preguntan por los orígenes de la banda. Según relata, en las numerosas euskal jaiak -fiestas vascas- que se celebran a lo largo y ancho de la geografía estadounidense, faltaba "algo" que pusiera "ambiente" en las celebraciones. "Los vascos somos juerguistas y hacía falta un grupo que pusiera música a esa parranda", recuerda.

El pandero-jole, descendiente de emigrantes vizcainos, afirma que la popular canción Maite zaitut, de los payasos Pirritx eta Porrotx, es la que más gusta entre la comunidad vasca de EEUU. No en vano, el repertorio de la banda se basa en actuales temas de triki como Compostelako, Galdurikan nago (de Joseba Tapia) o Odolaren boza (Kepa Junkera) y otros más nostálgicos del estilo de Bizkaia maite y Gurea da, sin olvidar bailables fandangos y arin-arin. Incluso alguna animada versión de la tamborrada donostiarra.

repertorio más amplio

Temas de Led Zeppelin

En los conciertos que están ofreciendo en Euskal Herria, según comenta Uranga, la gente "flipa" al escucharles cantar en euskera y, acto seguido, pasar al country. Porque no eluden registros que no son, precisamente, genuinamente vascos. Por ejemplo, les gusta incluir en sus actuaciones algún tema de Led Zeppelin; con la incorporación de Rod Wray y Micah Deffries, además, este abanico musical se ha ampliado.

Su éxito en festivales y celebraciones, allá donde sean requeridos por alguna comunidad vasco-americana, es indudable. No hay más que ver alguno de sus vídeos en Youtube para constatar que su fórmula funciona. Quizá por ello, se presentan a sí mismos como "the heart and soul of basque music in America today" (corazón y alma de la música vasca hoy día en América).

Hace un año salieron de este contexto al ofrecer un concierto en el Kennedy Center de Washington D.C., una actuación en la que también trataron de dar a conocer elementos de la idiosincrasia vasca. "Para nosotros es importante mostrar nuestra cultura a los demás, qué es lo que significa ser vasco", manifiesta Jean Uranga.

Y con ese espíritu pretende seguir adelante Amuma Says No, transmitiendo sus ganas de fiesta a las colectividades vascas y dando a conocer su cultura al resto de gentes. En EEUU, principalmente, pero también en Euskal Herria, cuando se pueda. Pero antes, el público guipuzcoano que quiera conocer esta singular fórmula podrá hacerlo en Hendaia (mañana, a partir de las 18.00 horas) y, ya de noche, en Añorga. Y si ven alguna mujer de 90 años bailando entre el público, probablemente sea amuma Lydia Jausoro.

Jill Aldape, en el centro, flanqueado por el trikitilari Dan Ansotegui y el pandero-jole Sean Uranga, en una actuación de Amuma Says No.

Jill Aldape, en el centro, flanqueado por el trikitilari Dan Ansotegui y el pandero-jole Sean Uranga, en una actuación de Amuma Says No. (NG)

Dokumentuaren akzioak