Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Aitor Arrieta ficha por el English National Ballet

Dokumentuaren akzioak

Aitor Arrieta ficha por el English National Ballet

El bailarín de Errenteria forma parte de la Compañía Nacional de Danza

Aitor Arrieta empezó bailando el aurresku pero a los 8 años se centró en el ballet, que intentó combinar con la carrera de “telecos”.
Egilea
Helena Nuñez Guasch
Komunikabidea
Noticias de Gipuzkoa
Tokia
Donostia
Mota
Albistea
Data
2016/07/24
Lotura
Noticias de Gipuzkoa

Ahora, con 22, deja el “flipe” que es la Compañía Nacional de Danza (CND) de José Carlos Martínez para fichar por el English National Ballet a las órdenes de Tamara Rojo.

“Respeto y emoción” es lo que siente el bailarín de Errenteria, que a partir del 27 de julio se incorpora a la compañía inglesa que lidera la española, a la que, asegura, “le gusta dar oportunidades a los jóvenes”. “Tengo muchas ganas. Es el English, es Londres, pero también me da un poco de respeto”, confiesa el bailarín, que abandona Madrid para “darlo todo y aprender” después de tres años formando parte del cuerpo de baile de la formación de Martínez, con la que ha protagonizando piezas clásicas como Delibes Suite o Don Quijote.

Con esta mudanza, el artista cambia también su estatus porque de miembro del cuerpo de baile, rango más bajo de la compañía, pasa en la formación británica a Junior Soloist, puesto en el que podrá afrontar papeles de solista. “La verdad es que me asombré cuando me ofrecieron ese contrato. Los rangos y el dinero me dan igual, yo lo que quiero es bailar, eso es lo que me importa”, revela.

Esta es su última semana en la CND, que el viernes estrenó en el Real un programa en el que homenajean a Enrique Granados, y asegura que lo está “dando todo”. Se despedirá de Madrid y de sus compañeros el 25 de julio, protagonizando Raymonda Divertimento, una de las cuatro piezas que baila en esta ocasión la CND. “Ya veremos qué pasa durante los saludos de la última función”, comenta barruntando la mucha emoción que sentirá en su despedida.

Para el guipuzcoano, entrar en la CND fue “una flipada”: “Cuando llegué, empezamos a montar Raymonda y fue muy emocionante ver en el estudio a José Carlos, después de haberle visto en vídeos en Internet”, recuerda.

El bailarín entró en la compañía estando en quinto del Conservatorio Profesional de Mariemma y en su primera temporada ya protagonizóDelibes Suite. Para él lo importante es lo que se transmite al público, y deja en un segundo plano a la técnica: “La diferencia entre cinco o seis piruetas no se nota, pero el público sí que sabe cuándo es un buen príncipe o no”.

Además, para él es imprescindible que haya “algo de nervios”, “ese puntillo”, porque el público, argumenta, “ha pagado por ver ese espectáculo y se merece un respeto”. Admira por su capacidad interpretativa a bailarines “míticos” como el letón Mikhail Baryshnikov, el argentino Julio Bocca o el que todavía es su jefe, José Carlos Martínez, que fue estrella de la Ópera de París, al que siempre estará “muy agradecido” por darle su primera oportunidad.

Arrieta comenzó a estudiar Ingeniería de Telecomunicaciones mientras estaba en el conservatorio de Mariemma, aunque finalmente tuvo que abandonar esos estudios.

“Es un poco difícil dedicarle tanto tiempo a una carrera que dura unos 20 años, y llegar a los 40 años y decir ‘¿qué hago?’. Ese el miedo que tenemos todos”, comenta; por ello, reconoce que le gustaría “tener algo que no sea de danza”, aunque por el momento se centra en su siguiente paso.

A su juicio, la danza en España está “un paso por detrás” en la enseñanza y el respeto por la danza, y, en general, en las artes.

“En España no hay una cultura de educar a los niños artísticamente”, lamenta el bailarín, que se crió en una familia en la que la cultura tenía un peso muy importante, y que además de bailar ha tocado el piano y el violonchelo: “algo artístico debía de salir de ahí”, bromea.

Aitor Arrieta, durante una actuación.

Dokumentuaren akzioak