Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Agurain baila una nueva cuenta atrás

Dokumentuaren akzioak

Agurain baila una nueva cuenta atrás

Komunikabidea
Diario Noticias de Álava
Mota
Albistea
Data
2008/10/13

Eso sí, el viento se puso caprichoso y volvió a ser protagonista indiscutible en el último día de fiestas. Y aunque las fuertes ráfagas de aire impidieron a más de uno disfrutar del ambiente a sus anchas, a primeras horas de la mañana había quien se resistía a dar por concluida una larga noche de juerga. Y es que mientras unos se afanaban en limpiar los restos de la última gaupasa festiva, otros todavía tenían fuerzas para bailar a ritmo discotequero en algunos bares del Casco Viejo de Agurain.

Lo que seguramente no les sentó tan bien fue el particular despertador de la villa en fiestas. A mediodía, los sones de los txistus y tamboriles despertaron a los que todavía estaban en la cama. Más de medio centenar de dantzaris de edades comprendidas entre los dos y los veintitantos años pusieron la nota de color a la mañana dominical con una alegre kalejira.

Cientos de personas se dieron cita en la plaza de San Juan de Agurain para disfrutar de una exhibición de danzas. Los más pequeños fueron los primeros en hacer aparición en el lugar. Ataviados con trajes de neskas y caseros, los txikis arrancaron las sonrisas de todos los presentes con sus equivocaciones, sus descompases y travesuras. Por supuesto, los progenitores, cámara de fotos en mano, no quisieron perderse la actuación de sus hijos.

Al frente de los grupos de los niños estuvo Nerea Barquilla, quien trató de organizar con más o menos éxito a los pequeños. No fue fácil, en más de una ocasión estuvieron más atentos a lo que ocurría a su alrededor que del baile que les tocaba interpretar. Pese a ello, la satisfacción de padres, monitores y pequeños fue patente. "Son muy graciosos", comentaba un grupo de mujeres, instaladas justo detrás de las vallas que acotaron la zona de baile de los dantzaris.

Otra de las anécdotas de la exhibición fue la pérdida de una alpargata por parte de una dantzari en el momento de iniciar el baile. Este hecho, sin embargo, no amilanó a la joven. Muy profesional, prosiguió sus pasos sin calzado hasta que una compañera se lo alcanzó más tarde.

Al ritmo del txistu y el tambor, los dantzaris interpretaron diversos temas y arrancaron el aplauso del público, que mostró su satisfacción por la organización de este tipo de actos. "Es algo nuestro", comentaron dos espectadores. Al final, todos los participantes en la exhibición ocuparon la plaza para interpretar el Txula-lai con el que se dio por concluido el acto.

Finalizados los bailes, y sin apenas haberse recuperado de la noche anterior, los aguraindarras y visitantes comenzaron el tradicional poteo por la localidad acompañados por grupos de espontáneos que cantaron y bailaron en la calle a ritmo de la música de las tabernas.

Sagarmin Elkartea fue la encargada de organizar la comida popular, en la que tomaron parte más de un centenar de personas. Fue un éxito, como la pelota, las barracas y la verbena. La quema de la traca puso punto y final a los festejos patronales y dio inicio a la cuenta atrás de las fiestas de 2009.

Al final de la exhibición de danzas, todos los participantes se reunieron en la plaza para bailar el Txula-lai.

Dokumentuaren akzioak