Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Un espectador que disfruta con la obra ya es un público entendido»

Dokumentuaren akzioak

«Un espectador que disfruta con la obra ya es un público entendido»

Angel CORELLA | Primera figura del American Ballet Theatre de Nueva York

Komunikabidea
Gara
Mota
Elkarrizketa
Data
2006/08/11


Angel Corella bailará sobre el escenario del PalacioEuskalduna los días 22 y 23 de agosto. El intérprete protagonizará un espectáculo único, basado en piezas clásicas, con el apoyo de algunas de las estrellas del American Ballet Theatre y del New York City Ballet. Participarán, además, seis bailarinas del JovenBallet de Cataluña.

­¿Cuáles son las claves del repertorio que han ideado para el PalacioEuskalduna?

Es un espectáculo en el que intervienen dos compañías totalmente distintas: el American Ballet y el New City Ballet. Va a consistir en coreografías de Georges Balanchine, Christopher Wheeldon, Marius Petipa y de la argentina Margarita Fernández. El espectáculo será totalmente innovador y se realizará solamente en Bilbao.

­Como complemento a la actuación, impartirá un taller didáctico dirigido a todo tipo de personas.

En el work & process, que tendrá lugar en el Museo Guggenheim, explicaremos lo que ha sucedido en elEuskalduna, el proceso seguido para llegar a ese espectáculo. Efectivamente está dirigido a todo tipo de público.Me hace gracia cuando me hablan acerca del público entendido. Pienso que un espectador que disfruta con la obra ya es un público entendido.

­¿Cómo se siente un bailarín al descubrir ante el público su proceso creativo?

Significa mostrar al público un proceso que para nosotros es muy privado, por eso, al principio, te sientes desnudo como artista. La primera vez que llevamos a cabo esta experiencia fue en el Guggenheim de Nueva York y fue bastante positiva.Comprobamos que, después de escuchar nuestras explicaciones, el público entendía mucho mejor lo que estaba sucediendo sobre el escenario. En realidad es algo que como artista te conecta de una forma más directa con el público.

­¿Qué reacción espera del espectador? y ¿qué cree que éste espera de usted?

El bailarín no espera nada del público y pienso que el público lo único que debe esperar es el entretenimiento. El arte fue creado para entretener, para alimentar la parte más espiritual del alma de cada persona. Una música maravillosa, una pintura increíble, un libro que te transporte a un lugar distinto o una danza que al verla te permite entrar en una dimensión distinta... es en lo único en lo que se deben de centrar el bailarín y el público.

­¿Se siente igual de cómodo interpretando una pieza clásica y una contemporánea?

Sí, aunque son totalmente distintas, no se pueden comparar. Como bailarín no puedes cerrar la puertas a una o a otra. Lo que ocurre es que el ballet clásico está en la base de todo. Tener una buena base clásica te da libertad para hacer todo tipo de danza. Yo trato de controlar al máximo la danza clásica para poder hacer otras cosas. Por lo demás, en Nueva York, la temporada de invierno suele basarse en coreografías neoclásicas o contemporáneas.

­¿Es muy distinta la forma de entender la danza en Estados Unidos y en Europa?

Cada país tiene una forma de entender la danza totalmente diferente. Puedes, incluso, conocer parte de la cultura de cada país simplemente por la reacción del público y el tipo de espectador que viene a ver un espectáculo de danza. Hay lugares donde la gente no tiene dinero para comer pero ahorra para poder ver un espectáculo de danza.Eso es impensable en España.En Japón, las 3.000 o 4.000 localidades te están esperando en la entrada de artistas para conseguir un autógrafo.

­Hoy uno de sus principales proyectos persigue la creación de una escuela y de una gran compañía de ballet clásico. Además de formar a nuevos talentos, ¿busca crear una público para la danza?

Pensar que hace falta crear un público de danza clásica es una gran equivocación. El público de danza clásica está ahí.Siempre lo ha estado y siempre lo estará. He querido crear esta compañía para tratar de evitar que siga sucediendo lo que ha venido ocurriendo aquí desde hace casi veinte años: que todo bailarín que se formaba en la danza clásica en España tenía que salir al extranjero.En este momento la patata caliente está a punto de explotar porque hay muchísimos bailarines españoles que están triunfando en el mundo. Han sido cinco años de mucho trabajo para poder conseguir una escuela internacional de estudios integrados de danza clásica con estudios generales.El centro está a punto de ponerse en marcha.

­Julio Bocca ha anunciado su despedida al cumplir los 40 años.Afirma que es la edad ideal para la retirada de un bailarín. ¿Está de acuerdo?

Depende de cómo cuides tu cuerpo y de cómo quieras retirarte. Yo me retiraré en el momento en el que no pueda seguir dando lo que estoy dando sobre el escenario. -


Dokumentuaren akzioak