Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Trabajar con Nacho Duato te abre muchas puertas en el extranjero», subraya Iratxe Ansa

Dokumentuaren akzioak

«Trabajar con Nacho Duato te abre muchas puertas en el extranjero», subraya Iratxe Ansa

La bailarina donostiarra actúa hoy en el Kursaal con el Ballet de la Ópera de Lyon

Egilea
David Taberna
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
San Sebastián
Mota
Albistea
Data
2005/03/06

La bailarina donostiarra regresa al Kursaal de la mano del Ballet de la Ópera de Lyon, que esta noche ofrecerá una actuación compuesta de dos piezas. «Carmen, con una coreografía contemporánea, algo rara y kitch, muy propia de un coreógrafo sueco como es el caso de Mats Ek», explica Ansa. «Y el espectáculo, de casi dos horas de duración, lo abrimos con Petite Mort, una coreografía estupenda, sensible, bellísima y sensual de Jiri Kylian, del que Nacho Duato fue su pupilo. Creo que ninguna de las dos piezas tiene más de diez años. En esta compañía casi todas las obras son bastante actuales. Eso le da identidad a la compañía».



Iratxe Ansa resta méritos al hecho de que sea primera bailarina del Ballet de la Ópera de Lyon. «Todos somos solistas, iguales. Algunos bailamos más y otros menos, y en este espectáculo yo estoy en la mitad», admite la bailarina donostiarra.



Aunque su trayectoria está trufada con actuaciones en algunas de las mejores compañías de danza, Iratxe Ansa niega que «haya triunfado en mi carrera. Siempre he luchado y trabajado mucho para aprender. Estoy muy orgullosa de mi trayectoria, que me ha llevado de un lado para otro. Podría decir que estoy muy satisfecha de lo que he hecho, y aún me queda mucho. Lo que sí es cierto es que en el Ballet de la Ópera de Lyon he tenido más oportunidades. He podido bailar muchas cosas».



Ahora que Iratxe Ansa regresa al Kursaal recuerda sus primeros pasos en el mundo de la danza. «Desde lo tres años ya decía que quería bailar. Primero probé con los bailes vascos, y luego, ya con 12 años, empecé a estudiar en el Conservatorio Superior de Danza de San Sebastián. Fue entonces, con 14 años, cuando, gracias a una beca, me fui a estudiar a Stuttgart. En España también había compañías pero me fui a Alemania sin saber muy bien lo que hacía. Ahora me alegro porque si no hubiera ido allí no hubiera tenido salidas. Aquí hubiera estado más tapada, y quizá en paro como muchos bailarines. Yo suelo decir que en España hay mucho talento pero menos oportunidades».



Tras bailar en el Basel Ballet, Iratxe Ansa coincidió en el Gulbenkian Ballet con Nacho Duato. «Trabajar con él fue muy duro, y yo sólo tenía 21 años. Era la bailarina más joven. Pero sin Nacho no sería lo que soy ahora. No hay mucha gente como él, tiene mucho respeto a lo que hace y trabajar a su lado te abre muchas puertas en el extranjero».

Dokumentuaren akzioak