Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Todo el mundo tiene una razón para vivir, y la mía es el ballet»

Dokumentuaren akzioak

«Todo el mundo tiene una razón para vivir, y la mía es el ballet»

Alicia Alonso | Bailarina y coreógrafa

Egilea
Saioa Echeazarra
Komunikabidea
El Correo
Tokia
Vitoria
Mota
Elkarrizketa
Data
2011/11/10
Lotura
El Correo
La dulzura de Giselle, la precisión del cisne negro y el fuego de Carmen corren, con aires de La Habana, por las venas de la prima ballerina assoluta del Ballet Nacional de Cuba. A sus 90 primaveras, que muchos quisieran alcanzar con esa pasión y buen humor, Alicia Alonso enseña hoy en el Teatro Principal (20.30 horas) «lo liiinda» que es la danza clásica. La eminente coreógrafa dirige un programa «variado, clásico y juvenil» que componen 'En las sombras de un vals' (Strauss); 'El lago de los cisnes' (Chaikovski); 'Acentos' (Havana Calipso); y la imprescindible 'Giselle', que para esta cubana con sangre cántabra, que bailó bulerías en Jerez de la Frontera antes que pliés y relevés, atrapa el romanticismo «en toda su esencia».

-Strauss, Chaikovski y 'Giselle'. Qué romántico.

-Bonito, clásico y variado. Se abre con un vals en un salón antiguo donde se reviven recuerdos del pasado. Después bailan el cisne negro y el príncipe, número técnicamente brillante. Hay otra pieza con música muy juvenil estupenda, preciosa, solemne. Son 3 estilos y formas. Termina con el segundo acto de 'Giselle', la parte de los espíritus. ¡Es muy, muy, muy liiindo!

-¿Sabía que este personaje, el de Giselle, marcaría su carrera aquel día que se ató sus primeras zapatillas?

-Es un personaje precioso pero muy difícil de bailar. Tiene dos partes muy claras; en el campo y cuando enloquece. Es muy fuerte, capta el romanticismo en toda su esencia. Y no solo hace falta técnica. Hay que tener arte para ser Giselle.

-Lleva de gira 6 meses. ¿Se respira más pasión por el ballet en Cuba que en Europa hoy por hoy?

-El ballet es ahora un arte muy deseado y respetado, lo que pasa es que es muy costoso. La carrera de un bailarín es muy cara, requiere calzado y vestuario muy especiales. En Cuba les enseñamos desde jovencitos y gratis, por eso tenemos tantos bailarines y aprovechamos todo su talento. Sepa usted que no se pierde ninguno.

-¿Se nota la crisis en la danza?

-No, hay mucho trabajo. Estoy feliz, el ballet para mí es como respirar y no puedo dejarlo. Todo el mundo tiene una razon para seguir viviendo, y la mía es el ballet.

-Después de más de diez operaciones en los ojos, incluso con ellos cerrados, en la cama, soñaba con bailar. ¿Qué tiene de único este arte?

-El ballet es la esencia de la técnica del arte, y con un buen entrenamiento puedes bailar cualquier estilo, porque dominas tu cuerpo. Pero también hay que llevar el arte dentro, no se puede bailar como un mecánico. Hay que tener un sentido del arte y con la danza he cumplido el sueño dorado. El ballet te da belleza, paz y tranquilidad.

-Sus zapatillas y tutús que figuran en el Museo de la Danza de La Habana le traen bellos recuerdos. ¿Alguno en especial?

-Uno: cada vez que se abría el telón y bailaba. Era el momento más lindo de mi vida. La danza es una conversación con el público, uno baila y ellos le contestan lo que sienten con su aplauso. En la pintura, la música o la literatura no tienes esa inmediatez, cuesta más llegar al espectador.

Con Fidel y Raúl Castro
-Fundó el Ballet Alicia Alonso en La Habana en 1948, que pasó a ser el Ballet Nacional de Cuba. ¿Es un hijo de la revolución?

-Somos parte de la Revolución. Con la educación logramos crear una tradición. Abrimos escuelas y se dieron miles de becas. Nuestra Escuela de La Habana sigue siendo la cantera del ballet y la danza es tan popular como el fútbol.

-¿Ese sentimiento era distinto en La Scala (Milán), el Bolshói (Moscú) o en Madrid?

-Entre Rusia y España hay solo una diferencia: el idioma(risas). Londres, Nueva York... Usted sabe que llevo muchos años en Estados Unidos, así que fue un encuentro inolvidable. Y no le quiero decir en Cuba, allí está todo igual. El ser humano siempre expresa el cariño, el respeto y la admiración de la misma forma, es lo más puro.

-Ha visitado a Fidel o a Raúl.

-Sí.

-Pero, ¿últimamente?

-Llevo 6 meses de gira. Tengo mi vida y ellos sus preocupaciones y responsabilidades. Y en el ballet es igual. Hay mucha, mucha demanda de contratos y un montón de trabajo, coreografías y ensayos.

-Gracias por la entrevista. Su montaje promete.

-Lo van a gozar. Sin complejos de ninguna clase, el público lo va a entender todo. Van a descubrir lo lindo que es el ballet.

«Todo el mundo tiene una razón para vivir, y la mía es el ballet»
La prima 'ballerina assoluta' dirige un repertorio romántico. : B. MATTEWS

Dokumentuaren akzioak