Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Tengo puntos en común con 'Carmen' como mujer superviviente e independiente»

Dokumentuaren akzioak

«Tengo puntos en común con 'Carmen' como mujer superviviente e independiente»

Aída Gómez Bailarina y coreógrafa. La madrileña encarna al inmortal personaje de Mérimée en el debut de su compañía en el Victoria Eugenia

Egilea
Iratxe de Arantzibia
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
San Sebastián
Mota
Elkarrizketa
Data
2011/01/29
Lotura
Diario Vasco
- Esta tarde, presenta 'Carmen' en el Teatro Victoria Eugenia, ¿cuál es su enfoque?
-A lo largo de mi carrera, me ha tocado bailar muchas 'cármenes' desde el punto de vista masculino, como la de Gades, y yo tenía ganas de hacer una 'Carmen' desde una versión femenina, desde un recorrido de vida, con su propia mochila. Quería que fuera muy fresca, para que el público no se imaginara la típica flamenca. Los diferentes registros están ahí metidos. Además, quería que tuviera bastante danza española. No es baile por el baile; se cuenta una historia. Fue un encargo para Tokio y llevamos cuatro años recorriendo el mundo con ella.
-Interpreta a la protagonista, ¿qué aspectos del personaje le atrajeron?
-Cualquier bailarina o actriz que se precie estaría encantada de bailar e interpretar una 'Carmen'. Además de bailarla, también la he coreografiado y he pretendido dar una imagen diferente, porque siempre se presenta a Carmen como una mujer chabacana, de abajo. Creo que tenía que tener algo especial, porque les encantaba como mujer a los hombres. Antes de hacer mi propia coreografía, encargué una 'Carmen' a José Antonio, porque quería tenerla en repertorio. Estoy muy contenta con el resultado.
-¿Qué tiene de Aída Gómez su 'Carmen'?
-Difícil de contestar, porque no tengo nada que ver con Carmen. Sí existen puntos en común en tanto que mujer superviviente e independiente. Carmen es una mujer libre de sentimientos. Está con un hombre porque le apetece, no quiere una estructura familiar. Para mí, es un papel muy actual.
-Además están Don José y Escamillo, cortejándola, ¿cómo los ha imaginado?
-Escamillo es el Beckham de hoy. A ella le atrae por lo guapísimo que es; los toreros de antes eran dioses; Don José es quien la quiere proteger. Se trata de un triángulo muy atractivo. Ella da con dos polos opuestos de hombres y de vida, sigue con su vida y sabe que es carne de cañón.
-Siendo una novela del siglo XIX, ¿por qué sigue estando tan vigente?
-Cada vez que la bailo, la noto muy actual. En aquella época, se pasó de personajes sumisos a una 'Carmen' que quiere vivir libre, acostarse con quien quiera, y, por eso, seguirá siendo tan universal y tan atractiva en el siglo XXI. Cada vez que pisas el escenario siempre hay algo del personaje que te sorprende.
-Esta obra ha sido muy versionada, ¿qué novedades ha aportado usted?
-Mi mayor preocupación era contar bien la historia. A veces, como espectador vas a ver 'Carmen' pero luego es Pepita Jiménez. He empleado los recursos de una mujer: lo pasional, lo sensual, la chispa de humor. Era una líder. Mi empeño es que el público se siente en la butaca y entienda toda la obra. Hay baile, diseño, luces, vestuario, todo está muy equilibrado.
-En cuanto a estilo, mezcla flamenco, danza española, contemporáneo.
-Cada coreógrafo tiene su estilo y dar una vuelta a nivel coreográfico siempre es un reto. Hay danza española, flamenco, contemporáneo.existe una equivocación grande con los conceptos. La danza española es un abanico bastante grande: hay que saber bailar danza clásica, bolera, regional, y ahora nos hemos preocupado de rodearnos de contemporáneos. Muchos artistas llevan todo al flamenco, y la danza española es mucho más amplia. No hubiera hecho una 'Carmen' toda de flamenco; tiene bastantes registros. Mi compañía es de danza española, dentro también están el flamenco y la danza contemporánea.
-Se habla mucho del relevo de José Antonio en la dirección del BNE, institución que usted dirigió.
-Creo que está en un momento bastante delicado. Conozco la casa como mi propia casa: he sido veinte años de primera bailarina y he estado dirigiéndola. Está complicado: no concuerdan los convenios con la realidad, el movimiento de danza de fuera con lo de dentro; hay algo que hay que cambiar desde dentro. Me encantaría que el BNE fuera el puntal, pero no lo es, porque algo falla. A ver si el que entre puede hacer algo. Esperemos que no se equivoque, porque no estamos para improvisar. No es sólo poner un parche, porque llevamos una generación de bailarines que no ocurre nada dentro. Las compañías privadas son las que están trabajando ahora.
-No es la primera vez que actúa en San Sebastián, ¿qué recuerdos guarda?
-Siempre que he ido a San Sebastián la gente me ha acogido muy bien. Tengo muy buenos recuerdos de cada vez que he estado bien con el BNE o con compañías privadas en el Victoria Eugenia. Es un público muy entendido y silencioso. La ciudad es preciosa y se come de escándalo. Es la primera vez que actúo con mi compañía.
«Tengo puntos en común con 'Carmen' como mujer superviviente e independiente»

Femenina. Aída Gómez propone una 'Carmen' vista con ojos de mujer.

La artista precoz

Pareciera que Aída Gómez tuviera prisa en la vida. Con doce años se graduó con matrícula de honor en sus estudios de danza; a los catorce debutó en el Ballet Nacional de España (BNE), como solista; celebró su mayoría de edad como primera bailarina y, con apenas treinta, se convirtió en la directora artística más joven de 'la casa'. Pero la madrileña ha tenido tiempo para más: desde bailar con Gades en el décimo aniversario de la institución a participar como invitada en la compañía de Joaquín Cortés. Bailarina, coreógrafa y directora, Gómez cuenta en su vitrina con variados galardones: Premio Max de las Artes Escénicas 1997, Premio Nacional de Danza 2004 o Premio de la Cultura 2005 de la Comunidad de Madrid entre otros.

Dokumentuaren akzioak