Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Soy un loco romántico como don Quijote»

Dokumentuaren akzioak

«Soy un loco romántico como don Quijote»

Rafael Amargo, bailarín y coreógrafo

Egilea
Mitxel Ezquiaga
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Elkarrizketa
Data
2005/07/31

- Ponerse «Amargo» de nombre artístico no es una invitación al dulce.



- Mi verdadero nombre es Rafael García Hernández de Martín Guerrero. ¿Es apellido de banquero! Con ese nombre no puedes ir por los escenarios: pareces más el manager, el que tiene que pagar, que el artista. Así que mis amigos poetas me pusieron el Amargo... y hasta hoy.



- Vuelve a la Quincena Musical rodeado de la máxima expectación.



- ¿Qué bien! Prometo que es mi espectáculo más redondo: si gustó a los vascos lo que hice antes gustará más lo de ahora. Me gusta el carácter del norte, serio y cumplidor. Yo también soy así en mi carrera. Luego en el escenario me transformo y bailo como torea Curro Romero. A veces muy bien... y el día que estoy mal, peor. El arte no es una ciencia exacta.



- Le gusta el Norte... pero es del Sur.



- La Alhambra y La Concha son las dos maravillas que hay en España. Nací en la vega de Granada, donde vivía García Lorca. Mi abuelo Rafael era su cartero, y Federico le advertía: algunas cartas me las das a mi directamente, que no se enteren mis padres de algunas cosas. Si en el remite ponía Luis Buñuel el cartero sabía que la carta debía ir directa al poeta.



- Bailó a Lorca y ahora... ¿al Quijote!



- Desde niño admiro a don Quijote: es un loco romántico como yo. Cuando estaba en Japón decidí que un día haría algo sobre el libro de Cervantes. Quería mezclar Tokio y la Mancha... y surgió este DQ, pasajero en tránsito.



- Cuénteme de qué va.



- Es mi espectáculo más radical, porque mezcla músicas de muchos estilos, video, teatro y danza. La historia empieza en Tokio en el 2023. Dos chavales japoneses crean un videojuego basado en el Quijote y se convierten en el hidalgo y Sancho Panza.



- Y el montaje lo construye de la mano de la Fura dels Baus.



- Carles Padrissa y yo tenemos las mismas ideas. Se juntan aquí la estética furera, el arte del Amargo y el desvarío de don Quijote. El resultado es una locura maravillosa.



- Bailó usted en Chillida leku, en Zugarramurdi, en el Kursaal...



- Los vascos entienden mi lenguaje. Y José Antonio Echenique, director de la Quincena, es un hombre excelente. Por cierto, estoy muy ilusionado porque me han dicho que el jueves me verá en el Kursaal Schnabel...



- ¿Y...?



- Me apasiona como pintor y como cineasta. Mi sueño sería trabajar en el cine con Milos Forman, Woody Allen y Julian Schnabel.



- El cine sería su paso pendiente.



- He hecho ya cosas y quiero hacer más. Acabo de rodar Tirante el Blanco con Vicente Aranda, convertiremos en película el video del Quijote y voy a rodar para el cine americano Caminando, una road movie.



- De momento es profesor de la Academia de Operación Triunfo. Habrá colegas que no se lo perdonarán.



- Hay artistas que ven OT como algo poco serio. Mi criterio es distinto: llevar el arte a la gente, y para eso la televisión es una herramienta de primer orden. Yo dije a la gente de Gestmusic que trabajaría a mi manera, seriamente y sin concesiones. Hay que ser un artista íntegro siempre, estés en Operación Triunfo o actuando en Nueva York. Y estamos encantados las dos partes.



- ¿Cómo se enseña a los triunfitos?



- Con seriedad. Yo tuve que currar mucho para recibir clases así en Nueva York cuando tenía 19 años. Ellos no saben quién es Marta Graham, pero sí que es su oportunidad. Y deben aprovecharla.



- El jueves, a la hora que actúe en el Kursaal, estarán echando de OT a Guillermo Barea o Héctor. Elija.



- En la academia tomas cariño con todos, pero éstos son dos de mis amigos mejores: son mayores y saben que es su último tren. Por eso se esfuerzan. Será una pena que se vaya uno.



- Si al final son como sus hijos...



- Son colegas. Hijo ya tengo uno, precioso, de seis meses, con nombre japonés. Y ahora mi mujer y yo queremos adoptar otro.



- Viene usted tanto por aquí que también le hago la pregunta de siempre. Vascos, ¿tiene remedio lo nuestro?



- Todo tiene remedio si hay ganas. Hay que estar dispuestos a ganar y perder, y dialogar es aprender a ceder.





Nací en la Vega de Granada, en el mismo barrio que García Lorca, y me hice hombre y artista en Tokio y Nueva York.



Murió Franco y surgió el «amargo»: nací en 1975.



Estoy casado, tengo un niño de seis meses y queremos adoptar otro hijo.



Bailo, hago coreografías, cine, teatro... Y el jueves traigo mi Quijote al Kursaal. Es un terremoto en escena y fuera de ella. Hablamos por teléfono: está en Las Palmas antes de salir al escenario. Es un artista ecléctico que lo mismo da clases a los triunfitos que monta «quijotes» con La Fura dels Baus. El jueves le veremos en el escenario del Kursaal.

Dokumentuaren akzioak