Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Para un bailarín no vale el 'no puedo'»

Dokumentuaren akzioak

«Para un bailarín no vale el 'no puedo'»

Antonio Márquez, bailarín y coreógrafo

Egilea
Elena Sierra
Komunikabidea
El Correo
Mota
Elkarrizketa
Data
2007/12/11

El 3 de enero el Palacio Euskalduna acogerá el estreno mundial del ballet homenaje a Antonio El Bailarín, con el que la Asociación Bilbao Ballet inaugurará sus actividades de 2008. La primicia es posible gracias a la amistad con ABBE de Antonio Márquez, otro gran bailarín, socio número dos de la agrupación. 'Antonio' repasa la vida del artista una década después de su muerte de forma «entrañable, emocionante, a veces espectacular», en palabras del sevillano Márquez, a quien enseñó en el Ballet Nacional de España en la década de los 80.

-¿Quién fue Antonio?

-Estoy convencido de que fue y es aún el bailarín más importante que ha dado la danza española. Nadie se le ha podido ni arrimar. Fue el primero, el innovador, el maestro de todos los que vinimos después. Era bailarín, bailaor y bailador; podía con todo. Demostró que una jota se puede bailar con botas, y un zapateao con alpargatas.

-¿Cómo era como bailarín?

-Era un autodidacta, aprendió solo. De muy chiquillo se marchó a Estados Unidos, con quince añitos, y acabó poniendo boca abajo toda Norteamérica. Era una persona sin grandes conocimientos, eran otros tiempos; muy intuitivo, se hizo a sí mismo por necesidad. Fíjate qué cosa que en Estados Unidos adquirió mucho de lo que hoy le debemos al flamenco. Él lo aprendió en Broadway, viendo los musicales de Ginger Rogers y Fred Astaire. Mezcló todo aquello con lo que ya llevaba de aquí... Cuando volvió, la gente decía que aquí había buenos bailarines pero que sólo él dando dos 'piruletas' los volvía locos a todos.

-¿Y cómo persona?

-Camaleónico, con una enorme personalidad. Además de su don natural y de su trabajo, ese era su valor: la personalidad, dársela al baile. Ahora todos quieren bailar como alguien y se olvidan de que se trata de descubrir su propia personalidad. Y ahora que aquí tanto hablamos de fusión, de jazz con flamenco y de no sé qué... Antonio ya lo hizo, porque todo lo que tiene ritmo es bailable y él lo bailó. El origen de la fusión parte del conocimiento de la propia cultura y el descubrimiento posterior de otras, del mundo.

-Usted estuvo a sus órdenes en el Ballet Nacional, siendo un crío también. ¿Qué aprendió de Antonio?

-Tenía un carisma que cortaba. Cuando entraba en el estudio todo era silencio, mirar, escuchar, esperar. Respeto. Nadie le interrumpía. Y tenía 70 años y era pura vitalidad. No podías decirle que no podías hacer lo que te pedía. Te tirabas de cabeza con él. Él me enseñó que para un bailarín el 'no puedo' no vale. Hay que seguir hasta que puedes. Ese debería ser uno de los diez mandamientos del bailarín.

-¿Y de Paco Romero, su primer maestro 'profesional' y compañero en este ballet de homenaje?

-De él, de Paco Torres, de Graneros... De todos, que el artista vive para el público y que tiene que sacrificar muchas cosas en la vida, porque sólo así el bailarín es feliz. Lo hacemos porque queremos. Porque no vivimos de la danza, sino que la danza es una forma de vivir. Esa es nuestra Biblia. Yo creo que muchos compañeros se olvidan de eso y se alejan de la profesión.

-Usted no aparece en el papel 'couché', y sin embargo llena teatros allá por donde va.

-He sabido estar al margen. Por nada del mundo pondría en riesgo esta familia maravillosa que tengo, que bastante cuesta ya estar tanto tiempo lejos de ellos. Veo a mis compañeros y parece que la danza es la segunda parte, después de los medios, de la fiesta. Yo a la danza le debo respeto, como a quienes me han enseñado lo que sé. Ahora parece que todos nacen aprendidos, y eso es como renegar de tus padres. Además, mi religión es el trabajo y no quiero prostituir mi profesión, me ha costado muy cara.

«Para un bailarín no vale el 'no puedo'»
Márquez fue alumno del gran Antonio. / MIREYA LÓPEZ

Dokumentuaren akzioak