Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «No hacemos espectáculos de danza tradicional vasca»

Dokumentuaren akzioak

«No hacemos espectáculos de danza tradicional vasca»

Jon Maya director y coreógrafo de Kukai

Egilea
Iratxe de Arantzibia
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Elkarrizketa
Data
2009/01/09
Los ocho años de trayectoria de Kukai han dado lugar a cinco propuestas, desde aquella inicial de Deiadarra (2001). La compañía de Errenteria ha realizado gran parte de este camino, de la mano de Tanttaka. Fruto de esta colaboración nacen 1937, por las sendas del recuerdo (2002), Otehitzari biraka (2005) y Hnuy illa (2008). Premio Donostia de Teatro 2003, nominación a los Premios Max y Premio del Público en las Jornadas de Teatro de Azpeitia, a finales del año pasado, la formación liderada por Jon Maya y compuesta por siete bailarines, vuelve este fin de semana al Teatro Victoria Eugenia, con su último espectáculo, basado en la obra de Joseba Sarrionandia, Hnuy illa nyhamajab yahoo (Cuídate siempre mucho, mi querido yahoo), publicada en 1995 por el poeta y filólogo vasco.
- Se trata de la tercera colaboración entre Kukai y Tanttaka, es otro paso y, sin duda, un paso más firme. Es un espectáculo muy poético y mágico, de una hora de duración, y, por la variedad, es muy fluido. Todas las funciones han sido muy buenas tanto en cantidad de público como en aceptación. Hay espectáculos especiales como el estreno en DFeria y las actuaciones fuera de Euskadi, en Santiago de Compostela y México.
- ¿Qué significa 'Hnuy illa' dentro de la trayectoria de Kukai?
- Hnuy illa muestra la madurez de la compañía. Cada bailarín muestra más su propio estilo; no realizamos un trabajo tan coral. Creo que es la continuación de Otehitzari biraka, pero se ve claramente que vamos un paso más adelante. Un espectáculo donde la danza contemporánea toma más presencia.
- ¿Cuáles son los principales alicientes de esta nueva obra ?
- En nuestros primeros espectáculos, 1937, por las sendas del recuerdo y Otehitzari biraka, hemos funcionado de manera homogénea como compañía. En este caso, hemos buscado a cada bailarín su hueco, su forma de ser y sus características como intérprete. Coreográficamente, hay un salto. Además, todos nos seguimos formando en otros estilos de danza que nos eran más desconocidos. He trabajado con Maider Oiartzabal como ayudante de coreografía. La danza tradicional va más hacia la danza contemporánea. Hemos hecho esa fusión y se ha notado un paso adelante.
- ¿Qué importancia tiene la colaboración con Tanttaka?
- Es una colaboración muy fructífera; ambos nos damos mutuamente muchísimo. Tener una guionista como Mireia Gabilondo y con tanta experiencia es muy importante para nosotros. Tanttaka es una compañía con una trayectoria de 25 años y nosotros vamos para 8 años. Agradezco mucho poder contar con un guión, que recoja y transmita correctamente los contenidos. El sello Kukai-Tanttaka es muy reconocible por la forma de trabajo, la estética, las ideas y los contenidos.
- ¿Por qué se inclinaron por la poesía de Joseba Sarrionandia?
- Desde un principio, teníamos claro que queríamos un espectáculo basado en la poesía y Sarrionandia estaba entre los nombres que barajábamos. A partir de ahí, conocimos más la obra de Sarri, comenzamos a leerla y nos enganchó. Tiene tanto y tan bonito, que empezamos a perfilar la obra y el guión.
- La elección de su obra les ha supuesto un disgusto en forma de denuncia en la Audiencia Nacional.
- Sin pies ni cabeza y sin sentido lógico. Hubo alguien al que se le ocurrió ponernos una denuncia ante la Audiencia Nacional. Lo digo así y así lo dijo el juez que archivó el caso. Muchas canciones han empleado poemas de Sarrionandia e incluso hay libros con un Premio Nacional. Primero, despertamos de sopetón con esta noticia de la que nos enteramos a través del periódico. Nadie nos ha comentado nada; todo lo hemos sabido a través de la prensa. No queremos hablar del tema. Es página pasada, aunque me da pena la actitud de algunos medios de comunicación.
- La música original es de Iñaki Salvador, pero hay una presencia más que destacable del recién desaparecido Mikel Laboa.
- Esta obra tiene cuatro grandes ejes: la danza, la poesía, la música y el montaje audiovisual. La base musical es de Iñaki Salvador. Él bebe mucho de Mikel Laboa, y directamente, hay tres canciones de Laboa y poemas recitados por él. La voz de Mikel es siempre emocionante; te mueve algo. Después de su muerte, oír su música y sus poemas recitados te pone los pelos de punta.
- ¿Cómo se renueva la danza tradicional sin perder la esencia?
- No me gusta encasillarme como renovador de la danza tradicional o etiquetas similares. La danza tradicional es un gran hilo que perdura en el tiempo y que pasa de generación en generación. Lo que nosotros hacemos nace desde ahí, ese es nuestro origen. Pero no creo que nuestros espectáculos debieran de llevar el apellido de tradicional. No me gustaría que nadie identificase como danza tradicional vasca un espectáculo nuestro. Sería una imagen equivocada de la danza tradicional vasca. Nosotros hacemos danza, creación, a partir de la danza tradicional.
-¿Ha sido duro abrir nuevos caminos a partir de la danza tradicional?
- No, para nada. Yo no he querido cambiar nada, no quiero echar al traste con nada. Ese gran hilo que comentaba antes creo que debe continuar, no debe cortarse, y por eso yo también trabajo en ese ámbito tanto como profesor de danza y como miembro del grupo de danzas Ereintza Dantza Taldea. Pero Kukai es diferente. Kukai nace para crear espectáculos a partir ese estilo de danza, para hacer fusiones, para llegar a nuevos públicos. Una vía no puede obstaculizar a la otra, las dos son necesarias. Por eso, desde ese punto de vista, no ha sido duro, ha sido laborioso emprender un proyecto, como lo es cualquier proyecto. A partir de ahí. A algunos les puede encantar, a otros sin más, y a otros no gustarles.
- ¿Cuál le parece la aportación más importante de Kukai en la renovación de la danza tradicional?
- Se me hace difícil contestar. Creo que nuestro trabajo tiene una marca identificativa. Un trabajo de calidad, que ha conseguido llevar a gente a los teatros y acercarlos a la danza.
«No hacemos espectáculos de danza tradicional vasca»
Jon Maya, director y coreógrafo de Kukai.
 

Dokumentuaren akzioak