Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Necesitamos disciplina, pero también nos gustan las locuras»

Dokumentuaren akzioak

«Necesitamos disciplina, pero también nos gustan las locuras»

Itziar Mendizabal, bailarina

Egilea
Xabier Galarza
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Elkarrizketa
Data
2002/12/05

- ¿La reciente nominación como primera bailarina de la Compañía de Víctor Ullate la ha acogido como una respuesta a su excelente trayectoria o por el contrario le ha sorprendido?



- Un poco de sorpresa sí que ha sido para mí, ya que pensaba que de producirse ocurriría más adelante. Estos últimos meses he estado trabajando duro y después de ver cómo me he desenvuelto en los ensayos han decidido darme las funciones de Vertiginous free of exactitud y La Vagauda. Tengo que reconocer que es un ballet muy difícil por eso no estoy muy segura. Es muy duro y además requiere mucho trabajo para hacerlo bien.



- ¿Se puede decir que se encuentra frente a su reto más importante de su carrera profesional?



- Sí, sin ninguna duda. Lo veo como una gran oportunidad para demostrarme a mí misma de lo que soy capaz de hacer y de si puedo sacarlo adelante. Casi sin quererlo se asume mucha responsabilidad, ya que estos temas han sido bailados por primerísimos bailarines. Tengo que reconocer que estoy un pelín nerviosa a pesar de que los ensayos van muy bien. Se trata de un ballet muy arriesgado, muy difícil técnicamente y muy puro. Para mí va a suponer un antes y un después en mi carrera, por eso tengo muchas ganas de hacerlo, pero a la vez me da un poco de miedo. Va a suponer un salto en mi carrera, ya sin debutar por el mero hecho del nombramiento. Además es muy difícil ver tus propios progresos, es algo que suele ser muy lento.



- ¿Esto le coloca muy cerca del techo que se ha marcado en esta profesión?



- Intento no marcarme nunca ningún tipo de meta, sino ir siempre a más, sin ponerme ningún límite. El salir elegida primera bailarina es una forma de sentir que voy mejorando, pero también es cierto que todavía puedo ir a más. Antes que ser una bailarina conocida o llegar a tener un nombre prefiero comprobar que estoy mejorando y por ahora estoy pasando por un buen momento. Es imprevisible lo que a partir de aquí puede ocurrir. Es algo que no lo piensas. Claro que me gustaría probar a bailar en otras compañías de danza a nivel internacional, pero eso, si algún día tiene que llegar, ya llegará.



- ¿Tiene alguna preferencia por algún ballet en especial?



- Me encantaría bailar Giselle de Marius Pepita. Es uno de los clásicos más puros que siempre me ha gustado. De pequeña tuve la oportunidad de bailarlo como cuerpo de baile y ahora me gustaría como solista.



- Su apuesta por el ballet lo hizo muy joven al decidirse ir a Madrid con tan solo 14 años. ¿Piensa que la decisión fue un poco arriesgada?



- Eso me forzó a pasar de inmediato de ser una niña a una mujer. Me he perdido muchas cosas de la infancia y me cargué muy pronto de muchas preocupaciones. Por eso ahora los bailarines nos desahogamos haciendo algunas locuras, después de tanta disciplina recibida. Cuando vamos a los bares solemos montrar nuestros numeritos ridiculizando la música. Es una manera de romper con nuestras normas.



- ¿Qué le diría a una chica de 14 años que como uste desea embarcarse ahora en esta aventura?



- Pues no lo tengo muy claro. Primero le diría que esperara un poco. Ahora que lo pienso no sé si yo le dejaría hacer lo mismo en un futuro a una hija mía. Hay que ser muy fuerte para vivirlo. Por eso, sobre todo hay que tenerlo muy claro y estar muy segura y luego hay que ir a por ello. También es imprescindible contar con gente que te apoye, que esté ahí en los momentos malos.



- ¿Han sido muchos los momentos de bajón que ha vivido?



- He pasado por todo tipo de momentos, buenos y malos. Hay momentos que te ves floja y te cuesta trabajar y otros que no bailas mucho y te vas hundiendo. Te dan ganas de tirar la toalla. La peor fase es cuando estás a caballo entre la escuela y la compañía. Igual tienen temporadas en las que bailas mucho y otras nada y te crean dudas, inseguridad y el propio cansancio te puede. En estos momentos mi mayor apoyo es la familia y los amigos.



- ¿Su círculo de amistad se reduce exclusivamente a este mundo?



- No, no sólo son los del baile. Todavía guardo amistad con las amigas con las que empecé a bailar con catorce años y que por una razón u otra lo han ido dejando. Me suele gustar mucho juntarme con ellas para desconectar de mi mundo y para que me cuenten sus cosas de estudiante.



-¿Resulta difícil compaginar esta disciplina con una pareja?



- Hay bailarines que tienen parejas que no son de este mundo, pero es muy difícil. Llevas un ritmo de vida diferente y es fácil asimilarlo. Además, tampoco dispones de mucho tiempo para conocer gente. Muchas veces la gente da prioridad al baile frente a la pareja.



- ¿Qué tipo de relación le une al maestro Víctor Ullate? ¿Es sólo profesional?



- Es muy buena. Desde que llegué a su escuela con catorce años conecté muy bien. Siempre ha sido muy exigente conmigo y me ha hecho mucho llorar. Nuestra relación es muy especial.



- ¿Para cuándo su retorno a los escenarios donostiarras?



- Este 2003 no está programada ninguna actuación. El caso es que a mí me encantaría. Es muy emocionante bailar en casa. En junio tuve la oportunidad de bailar en el Victoria Eugenia, y las sensaciones que se viven son muy diferentes ya que tienes a tus padres y amigos viéndote.

Dokumentuaren akzioak