Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Me gustan las mujeres libres»

Dokumentuaren akzioak

«Me gustan las mujeres libres»

Sara Baras. Bailarina

Egilea
Iñaki Esteban
Komunikabidea
El Correo
Mota
Elkarrizketa
Data
2008/11/29
Deseaba hacer 'Carmen' desde hacía años, pero no sabía que ella lo dirigiría. Cuando Sara Baras pensaba en el proyecto, fue a ver al dramaturgo Francisco Nieva y le explicó cómo veía al personaje; lejos del estereotipo, con más fuerza interior que atractivo externo. Nieva le dijo que, con esa claridad de ideas, sólo ella podía llevar a cabo lo que pensaba sin desvirtuarlo.
Acompañada de José Ortega y Luis Ortega como artistas invitados, Sara Baras bailará su 'Carmen' flamenca, con toques de danza española y contemporánea, en el Teatro Arriaga de Bilbao la próxima semana: del 2 al 7 de diciembre. Dentro de su trayectoria, el espectáculo sucede a los dedicados a Juana 'La Loca' y Mariana Pineda, y con él cierra su trilogía dedicada a las mujeres.
-¿No le daba miedo meterse en un personaje tan conocido y sometido a tantas versiones?
-Sí, es un personaje que está muy hecho, pero sigue teniendo una capacidad de atracción muy fuerte. Yo lo he querido hacer desde que vi de niña la película de Antonio Gades y Carlos Saura. Me enamoré del personaje, de su actitud como mujer, de su sentimiento, y partir de ahí he tratado de hacer una 'Carmen' diferente.
-¿Dónde está la diferencia?
-'Carmen' está hecha por mí como lo que soy, una actual, y ésa perspectiva la he tratado de mantener siempre. La época de Merimée, su libreto, cuentan poco. Por ejemplo, en nuestra 'Carmen', la protagonista no se enamora del torero como hombre, que es la versión más tradicional, sino porque a través de él descubre el arte. El hecho de que fuera gitanilla tampoco me llama tanto la atención. Más me atrae la mujer que antepone sus sentimientos a todo, jugándose incluso la vida.
Maneras de conquistar
-¿Es eso lo que también le atraía de los otros personajes que ha tratado en sus espectáculos, Mariana Pineda y Juana 'La Loca'?
-Sí, las tres defienden lo que sienten, defienden su libertad por encima de todo. Me gustan las mujeres libres.
-¿Y cómo se lleva esa visión a un escenario?
-Todo el mundo sabe la historia de 'Carmen', así que no tienes por qué contarla otra vez, y eso nos facilita que el espectador tiene una idea de lo que va a pasar. Los pasos y la coreografía son nuestras palabras y el lenguaje que facilita nuestra interpretación, que transmite lo que queremos decir.
-'Carmen' representa el mito romántico de la mujer española y pasional hecho por los franceses. ¿Cómo se ha recibido en Francia el espectáculo?
-Estuvimos con él durante todas las navidades del año pasado en el Teatro de los Campos Elíseos de París. La respuesta fue muy especial, porque ésta es una 'Carmen' muy sobria y muy elegante, mucho más que la mayoría de las 'cármenes' que solemos ver. Yo creo que ella debía de tener algo muy espectacular para enamorar a todos los hombres, y no creo que fuera el escote o lo provocativa que pudiera mostrarse. Su manera de conquistar estaba en el baile, en la fuerza, en la elegancia.
-¿Enamoraba por su carácter?
-Ésa es mi versión. Bueno, el espectáculo tiene varios personajes. En un número que hemos llamado 'Los hombres de Carmen', éstos tratan de pasar por un juego de puertas y el único que consigue pasarla es don José, porque le muestra una mayor ternura y seguridad. Y luego está la actitud del torero, que le da confianza en sus capacidades artísticas. Hay mucho más que una atracción física en la relación que mantiene con estos dos personajes principales.
400 actuaciones al año
-Lleva casi diez años con su propia compañía. ¿Qué camino ha llevado su evolución?
-Hace diez años me encantaban la velocidad, los pasos difíciles y los tiempos complicados. A medida que vas creciendo te das cuenta de que eso no es lo importante, de que lo importante es poder expresar, poder decir algo, estar contando una historia y que llegue a las personas que tienes delante, aunque luego haya pasajes complicados y técnicamente muy preparados.
-Con la experiencia, ¿se gana en sencillez?
-Eso es. En todo este proceso, hemos hecho tantas cosas y hemos compartido tanto trabajo con tantos artistas que, claro, aprendes mucho, aprendes con las personas con quien hablas. Por ejemplo, siempre supe que haría una 'Carmen'. Lo que no sabía es que la haría yo misma. Antes de hacerla, fui a ver a Francisco Nieva. Y él escuchó mis explicaciones sobre cómo quería abordar el personaje. Él veía una 'Carmen' muy personal, que sólo yo podía realizar sin que se desvirtuara. Eso me llenó de fuerza y ha supuesto para mí un salto, porque 'Juana' la dirigió Luis Olmos, y 'Mariana Pineda', Lluis Pasqual. Valiente sigo siendo, pero estoy mucho más resguardada por todo lo que he podido aprender.
-Tiene un ritmo aproximado de 400 actuaciones al año. ¿No se cansa?
-Parece una burrada. Ahora llevamos tres espectáculos en gira, el de 'Carmen', el que tengo con José Carreras, y 'Sabores'. Es difícil, porque la actitud de un espectáculo respecto a otro es muy distinta, pero la compañía está bien preparada y esos mismos cambios te dan ilusión. Hoy estamos en Burgos con 'Sabores'. La semana que viene en Bilbao con 'Carmen' y luego, el 11 de diciembre, en el Royal Albert Hall de Londres con José Carreras. Nosotros hemos querido que así fuera. Ésta es una compañía que se defiende con el trabajo y con la aceptación del público.
«Me gustan las mujeres libres»
Sara Baras ha dado el salto a la dirección de sus espectáculos. / EL CORREO
 

Dokumentuaren akzioak