Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «La danza y el 3-D están hechos el uno para el otro»

Dokumentuaren akzioak

«La danza y el 3-D están hechos el uno para el otro»

El cineasta alemán rinde homenaje a la coreógrafa Pina Bausch en un imaginativo documental rodado en tres dimensiones

Egilea
Ricardo Aldarondo
Komunikabidea
El Correo
Mota
Elkarrizketa
Data
2011/09/30
Lotura
El Correo
- Conocíamos su afición por la música, pero ¿ha sido también amante de la danza?
- Inicialmente no. Pensaba que la danza no era para mí hasta que descubrí lo que Pina Bausch hizo con esta forma de arte y cómo le dio la vuelta por completo.
- ¿Qué es lo que más apreciaba de Pina Bausch, tanto en el plano personal como en su trabajo?
- Su trabajo me volvió loco. Era lo más emocionante que yo había visto sobre un escenario. El estilo de su danza me conmovió hasta las lágrimas. Era algo contagioso, física y espiritualmente. La primera pieza que vi fue 'Café Müller', y tuve la impresión de que ni siquiera toda la historia del cine me había dicho tanto sobre la relación entre un hombre y una mujer. Después la conocí y vi que era una mujer muy misteriosa, reservada y dulce. Nos convertimos en buenos amigos. Pina era un poco como la hermana mayor que nunca tuve.
- Cuando Pina murió, ¿pensó en abandonar el proyecto?
- Para mí era impensable continuar sin ella. Habíamos hablado durante veinte años sobre la posibilidad de hacer una película, pero no terminaba de atreverme. Sólo cuando apareció el 3-D, dijimos: «¡Ahora o nunca!». Los bailarines me hicieron ver que cancelar la película era una decisión equivocada. «Los ojos de Pina todavía están en estas piezas», me dijeron. «Pina hubiera querido que hicieras la película».
- Logra un uso del 3-D diferente al habitual en el cine comercial.
- La danza y el 3-D están hechos el uno para el otro. Me di cuenta de ello en cuanto vi por primera vez una película digital en 3-D, en el Festival de Cannes de 2007, 'U2 en 3D'. Siempre parecía que había un muro entre el escenario y lo que yo podía llevar a la pantalla. Con el 3-D sentí que podía romper el muro. Por fin podíamos meternos en el reino de los bailarines.
- 'Pina' no es un documental biográfico convencional.
- Pina y yo establecimos dos reglas desde el principio. La primera, nada de biografía. Pina no quería una película sobre su vida, sino una historia de danza que hablara de ella a través de una nueva aproximación, su nuevo lenguaje. La segunda regla fue: nada de entrevistas. A Pina no le gustaba hablar sobre su trabajo, y en cada entrevista que dio se nota que se sentía como si estuviera traicionando su arte. Así que hice un filme casi sin palabras.
Malas críticas
- ¿Cómo trabajaron en los ensayos?
- No soy coreógrafo, así que no quise interferir nada en el trabajo coreográfico que ya estaba hecho. Me tenía que aprender todas las piezas de memoria, para saber dónde tenía que poner las cámaras exactamente y cómo debía moverlas.
- ¿Intenta llegar a una audiencia más amplia que el colectivo de aficionados a la danza?
- Por supuesto. La hice pensando en todas esas personas que, como yo, sentían que la danza no era para ellas. Quería compartir con tanta gente como fuera posible lo que yo consideraba una de las siete maravillas. En Alemania, Francia, Inglaterra y otros lugares donde ya se ha estrenado la mayoría de los espectadores que no habían visto nada de Pina se han quedado tan alucinados como yo la primera vez.
- Su anterior película de ficción, 'Palermo Shooting', no tuvo una buena acogida en Cannes 2008. - El problema fue que se proyectó el último día del festival y muchos periodistas la vieron en su último día de trabajo. Hubo discusiones, gritos, y algunos decidieron reír en alto durante toda la película. Debían haberse fumado algo, porque no es tan divertida. Al final, hubo una pelea entre la mitad de los espectadores que abucheaba y la otra mitad que aplaudía. ¡Todas las críticas fueron malas! La película ya estaba muerta. Ni siquiera fue malinterpretada, fue rechazada y permanece invisible. No me importan las malas críticas, tengo muchas. A veces te las mereces. Pero 'Palermo Shooting' ni siquiera tuvo malas críticas. Sólo dijeron: «Uf, no podemos con esto». No fue vendida en ningún sitio. Sólo la banda sonora tuvo repercusión. He hecho unas cuantas películas cuya banda sonora ha sido más popular que la película en sí. ¡Pero ya es tarde para cambiar de oficio y convertirme en estrella del rock!
«La danza y el 3-D están hechos el uno para el otro»

Wim Wenders rinde un homenaje en 3-D a la madre del teatro-danza, Pina Bausch, que murió en 2009, justo antes del rodaje. :: EL CORREO

Dokumentuaren akzioak