Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Intentamos atraer a la gente nuestra tradición»

Dokumentuaren akzioak

«Intentamos atraer a la gente nuestra tradición»

José Angel Sagasti, Presidente de Andra Mari Eusko Dantzari Taldea

Komunikabidea
Gara
Mota
Elkarrizketa
Data
2005/01/06

­¿Cuáles pueden ser los hitos que han marcado los 50 años del grupo?



En los primeros años, el objetivo consistía, como para otros grupos, en crear un espacio de cobijo de una parte importante de nuestra identidad nacional que sufría una abierta persecución. A partir de los 70, seguimos el camino abierto por Juan Antonio Urbeltz, en el sentido de un tratamiento digamos científico del folklore o cultura tradicional basado en la investigación, la recopilación de datos a partir de los conocimientos de los maestros de danza y música, la «resucitación» de las memorias de nuestros mayores, testigos de la tradición, la recopilación y estudio de documentación antigua, estudios comparativos con culturas europeas. En los últimos años, sentimos la necesidad de devolver al pueblo lo que es del pueblo, enseñar lo aprendido.



­¿Quizá la investigación ha sido el ámbito al que más esfuerzo ha dedicado Andra Mari?



Es cierto que el camino de la investigación nos ha supuesto, nos supone y nos supondrá un esfuerzo importante: No basta con leer libros, navegar por internet, ... El trabajo de campo que conlleva supone recorrerse todo el país. Nuestros principios no nos permitían aprender las danzas de Xiberoa a partir de vídeos. Nos vimos obligados a ir allí, encontrar maestros ... muchos meses y miles de kilómetros para hacer las cosas como es debido.



Hoy en día nos supone otro esfuerzo adicional intentar reincrustar la danza y música tradicionales en nuestro entorno. Atraer a la gente a nuestra danza tradicional, vencer vergüenzas, algo natural cuando se ha perdido la costumbre, pero sobre todo convencer de que las danzas y la música tradicionales no tienen porque ser un fósil a admirar, sino algo vivo, atractivo y lúdico.



­Hablan de una «preocupante crisis de identidad» en este pueblo. ¿Cree que sacar nuestra identidad cultural de la vitrina es la solución? ¿No es mucho decir ante el panorama globalizador al que asistimos?



Lo de la crisis de identidad nacional, en nuestra opinión, es algo evidente y a la orden del día en Euskal Herria. Nos parece preocupante porque sin identidad no somos nada, y si no somos nada no existimos. No creemos que sacar nuestra identidad de la vitrina sea la solución, decimos que es nuestro granito de arena, pequeño pero necesario y real.



Es cierto que la globalización rema en contra, pero tampoco creemos que sea intrínsecamente mala. Es algo que nos está pasando a todas las naciones, pero otras tienen unas estructuras sociopolíticas fuertes para capear el temporal. Nosotros no. Por tomar el ejemplo del idioma. Todos sabemos que el inglés es la lingua franca de este milenio, pero también lo fue el latín hace 2.000 años y este pueblo sobrevivió porque estaba social y políticamente estructurado. No nos preocupa la globalización, sino nuestra propia debilidad, la desestructuración como pueblo, lo que nos lleva por el camino del abandono de nuestra identidad.



­¿Puede adelantar algún detalle de la próxima gira, el paso por Boise y el concierto en Euskalduna Jauregia?



El hecho de que una organización que agrupa a los vascos y sus descendientes en Norteamerica nos haya invitado a participar en un acto para miles de vascos en la diáspora supone un orgullo. De la actuación del Euskalduna poco se puede decir con palabras. Supondrá reunirnos con amigos y compañeros de viaje en este medio siglo de labor cultural. -

Dokumentuaren akzioak