Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «En el Biarritz Junior es donde me he desarrollado como bailarina»

Dokumentuaren akzioak

«En el Biarritz Junior es donde me he desarrollado como bailarina»

La donostiarra Irma Hoffren estrena 'Lur sagar', su última participación preprofesional

Egilea
Iratxe de Arantzibia
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
San Sebastián
Mota
Elkarrizketa
Data
2008/06/18
Se trata de la primera vez que Dantzaz-Ballet Biarritz Junior (BBJ) actúa como compañía en el Victoria Eugenia, «un teatro emblemático y una ocasión especial por ser un estreno y porque es la primera vez que actuamos con nuestro programa como Ballet Biarritz Junior», asegura la joven bailarina. Paradójicamente, también será su último estreno con la compañía de la que ha formado parte desde 2005. A partir de septiembre, la intérprete donostiarra debutará en el Joven Ballet de Lorraine, en la localidad francesa de Nancy. «La compañía está compuesta por treinta bailarines y su director es Didier Deschamps. Tiene un repertorio muy variado. Me parece interesante y esta experiencia me va a enseñar muchísimas cosas y voy a poder bailar profesionalmente».
También es momento para hacer balance de su paso por la compañía preprofesional. «He aprendido muchísimo. Sobre todo, a bailar. En la escuela estás dentro de una caja donde te enseñan qué está bien en danza; cuando sales, puedes romper las reglas y crear tu propia personalidad bailando. Esta experiencia me ha dado tablas sobre un escenario. Aquí es donde he desarrollado mi personalidad como bailarina», señala. En este sentido, ratifica la importancia del aprendizaje realizado en una compañía preprofesional. «A mí me ha servido muchísimo. El año que viene, tengo contrato en el Ballet de Lorraine. Un ballet junior te enseña el paso de la escuela a la profesión. Te enseñan a bailar, te pulen...Yo tenía muchas ganas de salir, de conocer cosas nuevas, y, aunque me da mucha pena, ir a Nancy es una oportunidad», asegura la joven intérprete donostiarra.

Elogios a Malandain
La relación entre Dantzaz-BBJ y su hermano mayor, el Ballet Biarritz, ha permitido a los miembros de la joven formación trabajar con el director y coreógrafo Thierry Malandain, de quien Irma Hoffren destaca «su humanidad y el trato exquisito con los bailarines». Aunque no echa de menos una obra del creador francés dentro del programaLur sagar que estrenan hoy, reconoce que «Thierry nos ha dado la oportunidad de trabajar profesionalmente». También ha tenido la posibilidad de intercambiar conocimientos en el I. Encuentro de Junior Ballets, Trans Danz, el pasado abril. «Urtzi Aranburu nos enseñaba a pensar más en bailar la coreografía que en otras cosas. El trabajo con Hilde Koch fue muy interesante, pero muy corto. Con quienes tuvimos más relación fue con los miembros del Ballet junior de Toscana, que eran muy profesionales. Lo daban todo en el escenario y anteponían la modestia ante todo. Con la gente de Cannes y Ginebra tuvimos poco trato, pues trabajaron en Biarritz», recuerda.

Apuesta contemporánea
Atrás quedan sus años de formación, iniciados con Mentxu Medel en Donostia y completados en las escuelas de Carmen Roche en Madrid y María de Ávila en Zaragoza. Esta noche y mañana, la actuación de Irma Hoffren tendrá sabor a pronta despedida. Afronta «con mucha motivación» su próximo debut en el Joven Ballet de Lorraine, una compañía «con un trabajo completamente diferente» porque «no me interesa bailar clásico; como base, está muy bien, pero soy una bailarina contemporánea».
Toda una declaración de intenciones con la que finaliza Irma Hoffren, intérprete donostiarra, que pronto se sumará a los cerca de sesenta bailarines vascos en el extranjero.

«En el Biarritz Junior es donde me he desarrollado como bailarina»
Irma Hoffren, a la izquierda, en 'Lur sagar', el espectáculo que estrena hoy. /JOSÉ USOZ
 

Dokumentuaren akzioak