Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «El tango se libera de sus viejos ritos y recupera nuevas formas»

Dokumentuaren akzioak

«El tango se libera de sus viejos ritos y recupera nuevas formas»

Claudia Codega y Esteban Moreno "El Tango tal y como se baila, toca y canta en el XXI

Egilea
Begoña del Teso
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Elkarrizketa
Data
2009/03/08
Estuvimos con ellos el sábado en una de las salas subterráneas, recoletas y sugerentes del Victoria Eugenia. Con ellos mientras se preparaban para impartir sus clases, magistrales y cálidas, de boleos, dinámicas circulares, ganchos y combinaciones modernas con dificultades del eje. Amén del estudio práctico de las posibilidades de movimiento fuera del eje tradicional. ¿Hablamos de tango o de física cuántica? De tango, sí. De los elementos fundamentales del tango hoy. Hablamos con Claudia y Esteban, líderes de la compañía Unión Tanguera. El festival termina este domingo. Con una milonga de despedida, faltaría más.
- Queríamos que su foto para esta página no fuera la típica/tópica de una pareja bailando pero ¿se puede ser 'atípico' en algo tan ritualizado y mitificado como el tango?
- Se puede, claro que se puede. De hecho, el tango se está desprendiendo de sus antiguos rituales, de toda su mitológica clásica, y recuperando nuevas formas para y en este siglo XXI.
- Suena contradictorio. Lo nuevo no se recupera, se crea.
- Cierto pero también lo es que muchas formas, muchos pasos, muchas conexiones posibles, muchos movimientos fuera del eje tradicional que parecen realmente nuevos existieron en el comienzo, en los principios más libres del tango, pero quedaron arrinconados cuando ya se crearon las normas, las escuelas, las reglas. Ahora, tras mucho tiempo de estudio, investigación, análisis y de charlas con los maestros milongueros que aún viven encontramos datos, detalles, historias de antes que nos sirven para recuperar nuevas formas. El tango evoluciona con mucha fuerza y (re)descubre no sólo la importancia del abrazo sino la supremacía de la conexión entre los bailarines y de una pisada de extrema calidad.
- Supongo que sí sé lo que es un 'maestro milonguero' pero dígannoslo ustedes.
- Aquí, en San Sebastián, y en toda Europa, también en Estados Unidos e incluso ahora mismo en la propia Argentina, el tango es una opción, una alternativa de ocio, de cultura, de pasión. Sin embargo, hubo un tiempo allá en nuestro país en que sólo se bailaba el tango. Ningún otro baile. Y tampoco se tenía otra forma de diversión. Bueno, una: el cine. O se bailaba tango o se iba al cine. Así que el tango era algo natural. Tan natural como la vida. No se estudiaba. No se reglaba. No se pensaba. Se bailaba. Lo bailaban en las milongas. Y esos milongueros son nuestra fuente de sabiduría actual. Muchas de las cosas que nosotros hemos descubierto con ellos no pueden ni siquiera expresarlas con palabras. Y cuando usaban palabras para contarnos su baile, eran tan rudimentarias como poéticas. También es verdad que cuando veían que nos salíamos de su senda, en cierta manera, se molestaban.
- No sólo evolucionará el baile. También la música, supongo.
- Pero también aquí se trata de una recuperación. Los músicos habían olvidado, por ejemplo, a tocar en grandes orquestas. Porque dejaron de existir. Por cuestiones económicas. Y por falta de locales apropiados, por esa diversificación de las oportunidades de diversión... Las grandes orquestas han reaparecido. Por deseo de un público nuevo. Y los músicos jóvenes ya han recuperado la solvencia para tocar en formaciones con muchos instrumentos. Y así, estudian arreglos y crean orquestaciones para el tango nuevo.
- En algún punto de nuestra charla ha aparecido la palabra 'conexión'. ¿Entre los bailarines?
- Justamente. Antes, en los rituales antiguos eso estaba estrictamente marcado. La vieja historia de que el hombre mandaba y la mujer seguía, obedecía. Ahora eso se puede reinterpretar. Siempre tendrá que ser uno el que decida, porque el tango es pura improvisación. Pero esa decisión no tiene por qué ser una orden sino un abrazo, una conexión entre dos que bailan. Libres. Abrazados.
«El tango se libera de sus viejos ritos y recupera nuevas formas»
Esteban y Claudia momentos antes de enseñar a los alumnos los secretos del tango nuevo. /USOZ

Dokumentuaren akzioak