Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «El flamenco es la expresión de un pueblo abierto a otras culturas»

Dokumentuaren akzioak

«El flamenco es la expresión de un pueblo abierto a otras culturas»

Carmen Cortés Bailaora, Coreógrafa y Directora de su Compañía

Egilea
Iratxe de Arantzibia
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Elkarrizketa
Data
2009/03/20
La figura de la mujer según la concibió y escribió Federico García Lorca es el eje de Las mujeres de Lorca (2006), espectáculo que se presenta este fin de semana en el Victoria Eugenia. Bajo la dirección de Fernando Bernués, Carmen Cortés y su compañía, residente en el Teatro Español de Madrid, construyen el universo femenino lorquiano, en una muestra de flamenco racial. Completamente afónica por un catarro, la catalana-andaluza Carmen Cortés promete dejar enmudecido al público donostiarra con la solidez de su propuesta escénica.
- Presenta su último espectáculo, 'Las mujeres de Lorca', mañana y pasado, en el Victoria Eugenia. ¿De qué trata la obra?
- Las mujeres de Lorca es un compromiso con la sociedad, con el mundo femenino, pero también con el hombre que no han sabido educar, con el que se niega a reconocer que la mujer tiene su propio mundo además del familiar. El espectador verá a siete mujeres, más a Carmen Cortés, con una interpretación a través de la danza; baile flamenco en la lucha por saber llevar la tradición, la educación que coarta las libertades como individuo. Por otro lado, también se podrá ver la cara de la inconformidad, sin dejarle ver todo lo que se le ofrece, cuando se den cuenta quizá sea muy tarde.
- La literatura de Lorca abunda en arquetipos femeninos como Bernarda Alba o Yerma, ¿reúne a todas ellas en el mismo espectáculo a la vez?
- Fernando Bernués y Tomas Afán -en la dirección- han conseguido que el hilo conductor de cada uno de estos dramas se lea; la música del flamenco llena el espacio del vacío o fecundidad de estos personajes.
- ¿Cómo veía Lorca a la mujer?
- Lorca vivió entre mujeres. No olvidemos que Andalucía es prácticamente un matriarcado, aunque el hombre se hace notar, porque así lo ha criado la mujer. Pero, sobre todo, era persona y poeta y de una sensibilidad extrema. Todo ese mundo lo refleja en su poesía y en toda su escritura.
- No es la primera vez que escoge a Lorca para un espectáculo, ¿qué es lo que le atrae de su obra?
- Sobre todo, era y es, porque sigue entre nosotros más que nunca, su compromiso social, con los desfavorecidos, con el arte, con sus amigos; todo lo que tenía lo compartía.
- Hablando de danza, en el aspecto coreográfico, ¿qué se va a encontrar el espectador?
- Se va a encontrar con un espectáculo que tiene un guión dramático y como tal hemos escogido los palos/estilos de la música flamenca que con su riqueza y variedad nos permitían transportarnos y dialogar con los personajes. Flamenco racial, flamenco casi burlesco, flamenco armonioso, flamenco con la libertad suficiente para no tener que ser ninguna fusión, sí una expresión del alma, música que, a través de los siglos, sigue viva.
- La dirección ha corrido a cargo de Fernando Bernués, un alma mater de Tanttaka Teatroa, ¿era la primera vez que ustedes trabajaban juntos?
- Ha sido la primera vez y espero que no la última. La dirección de Fernando nos ha enseñado mucho y nos ha abierto una puerta más hacia la libertad de expresión dentro de los cánones del flamenco. Fernando entendió enseguida las claves de la danza flamenca; tiene sensibilidad y el flamenco es una expresión del alma.
- Como buen espectáculo flamenco, la música en directo.
-Uno de los valores que debemos luchar por mantener y no con poco esfuerzo, es la música en directo. La creación en directo consigue que un espectáculo siga vivo.
- Ha actuado en más ocasiones en San Sebastián: 'Yerma' en 1996 y hace poco en el Día Mundial del Teatro, ¿es el público donostiarra amante del flamenco?
- Creo que sí. Prueba de ello es el Festival Flamenco que tiene Donostia cada año. Quizá no reconozcan el palo que suena en ese momento, pero no hace falta para disfrutar del sentir del flamenco.
«El flamenco es la expresión de un pueblo abierto a otras culturas»
Carmen Cortés pisa fuerte.
 

Dokumentuaren akzioak