Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Como buen euskaldun, nunca me ha dado miedo el trabajo»

Dokumentuaren akzioak

«Como buen euskaldun, nunca me ha dado miedo el trabajo»

Asier Uriagereka bailarín

Egilea
Iratxe de Arantzibia
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Albistea
Data
2008/11/19
Padre pelotari, hermana jugadora del Athletic femenino y él, bailarín. Sin duda, el hogar vizcaíno de Asier Uriagereka es poco convencional. A sus 33 años, el intérprete de Mungia ha alcanzado la categoría de Bailarín Principal de los Ballets de Monte-Carlo, tras dedicarse media vida a la danza, que le ha llevado a bailar en Gran Bretaña, Suiza y Mónaco. Hoy y mañana, Uriagereka interpreta a Demetrio en El sueño junto a su formación en el Kursaal. Una buena oportunidad de disfrutar de la compañía monegasca, dirigida por Jean-Christophe Maillot.
- Actúa hoy y mañana en el Kursaal, con su compañía Les Ballets de Monte-Carlo. ¿Qué obra van a bailar ?
- El sueño se basa en El sueño de una noche de verano de Shakespeare. Una vez más, Jean-Christophe Maillot nos sumerge en un mundo de fantasía, esta vez para narrar la pieza cómica del gran escritor William Shakespeare, una obra que nos lleva a descubrir los diferentes estados de enamoramiento. A veces por locura, y otras por poesía, nos perdemos en las relaciones de sus personajes, algunos fantásticos y otros reales.
- Sir Frederick Ashton firmó 'The dream' (1964), basada también en la misma obra, que usted bailó en su etapa en el Birmingham Royal Ballet. ¿Qué diferencias hay entre ambas?
- La mayor diferencia es que la pieza clásica de Ashton extrae la esencia de cada personaje y narra un sueño, concentrándose mayoritariamente en la parte fantástica de la obra, el mundo de las hadas, reduciendo el ballet a 40 minutos, mientras que la versión de Jean-Christophe crea la pieza de Shakespeare con todos sus personajes y todas sus escenas, descifrando así la complejidad narrativa de la obra.
- 'El sueño' une personajes de cuento de hadas y personajes reales. ¿Cómo crea Jean-Christophe esos diferentes ambientes y personajes?
- Jean-Christophe ha dividido la pieza en tres escrituras coreográficas distintas y en tres compositores, para diferenciar las tres historias que se cuentan en esta obra. Una vez más, con la escritura plástica y narrativa que lo caracterizan, acercando la danza a la narración y la narración a la magia de la escena.
- ¿Qué personaje interpreta usted?
- Mi papel es el de Demetrio. Ha sido el primer personaje narrativo que Jean-Christophe ha creado para mí. Demetrio es uno de los dos atenienses que lucha por conseguir el amor de Hermia. Hermia lo rechaza, pues ella quiere a Lysander y Demetrio, a su vez, sufre la persecución de Helena, quien jura estar locamente enamorada de él. La historia es un poco compleja, y por ello, las hadas intentarán con su magia ayudar al desenlace de estos cuatro personajes.
- Los Ballets de Monte-Carlo han actuado varias veces en Donostia, ¿cuáles son las características de esta compañía para que guste tanto?
- Quizás sea porque los ballets de Jean-Christophe nos sorprenden siempre. No sabemos si estamos viendo un ballet neoclásico, contemporáneo, vanguardista, siempre con una puesta en escena innovadora, y nos sorprende a nosotros mismos, entendiendo la danza por primera vez, o al menos, es lo que me paso a mí.
- Tras su trayectoria en diferentes compañías, ¿en qué momento se encuentra como bailarín?
- La danza es una carrera sacrificada, al menos, es lo que dicen, aunque a mí, como buen euskaldun, el trabajo nunca me ha dado miedo y nunca me ha parecido un sacrificio. Es una pena que la carrera del bailarín tenga sus límites y cuanto más nos acercamos a éste, más nos damos cuenta de lo importante que es para nosotros la danza y, por lo tanto, más disfrutamos de ella, poniendo en uso todo lo que hemos aprendido por el camino y nos seguimos enriqueciendo con cada paso.
- Ya no es el único Asier de la compañía; ahora le acompaña el donostiarra Asier Edeso.
- Estoy encantado de tener ahora en la compañía a otro vasco. Para diferenciarnos, nos llaman Asier el grande y el txiki, no por el tamaño sino por la edad. Yo le llamo por su nombre y, desde el primer momento, ha habido mucha complicidad. Es un chico con mucho talento y muy carismático. Espero que algún día el público de Donosti tenga la oportunidad de disfrutar de él.
«Como buen euskaldun, nunca me ha dado miedo el trabajo»
Uriagereka, bailarín Principal de los Ballets de MOnte-Carlo.
 

Dokumentuaren akzioak