Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Aquí la danza contemporánea tiene mala fama»

Dokumentuaren akzioak

«Aquí la danza contemporánea tiene mala fama»

Thomas Noone, coreógrafo

Egilea
Iratxe de Arantzibia
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Elkarrizketa
Data
2007/10/27

Thomas Noone y su compañía aguardan con expectación su primera actuación en el País Vasco. El coreógrafo británico presenta un doble programa compuesto por sus obras Crush y Crease (2005), una mezcla que contrasta la austeridad y la intensidad emotiva. Fundada en 2001, la Thomas Noone Dance (TND) está afincada en Barcelona, donde es compañía residente del Teatro de Saint Andreu, desde hace dos años. La cita con su danza «fuertemente física», mañana, a las 20,00 horas, en el Centro Cultural de Egia.

- Presenta un programa doble compuesto por Crush y Crease. ¿En qué consisten estas piezas?

- Busco hacer danza visual, física, química y con una expresión mínima, para no parecer barroco o impetuoso. Crush es más narrativa, porque está basada en la novela Stella descending de la noruega Linn Ullman. La obra mezcla los tiempos, de atrás hacia delante, y es un poco abstracta, que es lo que me gusta. La coreografía tiene pasos a dos, baile de contacto, oblicuo. La música original es de Diego Dall'Osto. Crease es pura danza energética. El hilo del espectáculo se centra en otro punto de vista. Creo otras reglas diferentes a las de Crush: no hay pasos a dos, ni baile de contacto. Cada pieza dura 25 minutos, con una pausa en medio, que hace que el espectáculo tenga una duración de hora y diez minutos.

- ¿Qué busca con el contraste entre la austeridad de Crush y la intensidad emotiva de Crease?

- Quería demostrar que existe mucha variación en los espectáculos de danza contemporánea, ya que hay muchas texturas. En general, aquí la danza contemporánea tiene mala fama. Para mí, es un reto jugar con el contraste Crush y Crease. No quiero hacer algo lineal. Cuando hay contraste, la sensación es más interesante para el espectador. Me gusta mucho coreografiar pasos a dos como en Crush, pero en Crease prescindí de ellos. Me gusta alternar: pieza corta, pieza larga. Es un ejercicio mental diferente.

- Dentro de la danza contemporánea, hay muchas corrientes. ¿Cómo definiría su estilo coreográfico?

- Es muy físico, basado en la técnica. Busco cierta plasticidad. Me interesa que se pueda leer a través del movimiento y la base de éste es el cuerpo humano. No hay ni texto ni otros recursos teatrales. Mi reto es hacerlo con el movimiento. Existe cierta austeridad general y el deseo de usar todos los elementos del bailarín. Usamos más fuerza y tensión muscular.

- La Thomas Noone Dance se creó en 2001 y hace dos años se estableció como compañía de danza residente en el Teatro Sant Andreu de Cataluña. ¿Qué ventajas tiene la residencia permanente?

- En Cataluña, la existencia de un sistema de residencias es reciente y cada una es diferente. En el Teatro Saint Andreu, se hacen dos temporadas. Nuestra residencia está basada en creación coreográfica, exhibición y formación de público. Los tres elementos importantes de tener una residencia son la estabilidad del trabajo, un lugar identificable y la presencia mediática. Estar aquí nos da un lugar identificable. Se puede seguir a la compañía por parte del público y de los programadores. A nivel de trabajo, no estamos tanto en el teatro como nos gustaría por la cantidad de programación que se exhibe. También asesoro sobre la programación de danza. Ahora hay más danza y se continúa en la formación de público.

- Este año, han estrenado dos piezas- Mur y Four- y el año que viene prevé la invitación de una pareja de coreógrafos externos.

- Con la compañía, estrenamos Mur, una obra de gran formato, producida por el Mercat de las Flores. Es muy difícil girarlo, porque no cabe en los teatros, por lo que hemos hecho una adaptación para teatros con una boca de 11 metros. Four es un dúo de Nuria Martínez y yo, compuesto por cuatro piezas continuas, cuatro músicas originales, con las que dibujo cuatro estados de emoción de la pareja. De cara a febrero de 2008, por primera vez, vamos a presentar una creación con la pareja de coreógrafos Guy Weizman y Roni Haver. Va a ser diferente, tanto para el público, como para los bailarines.

«Aquí la danza contemporánea tiene mala fama»
El coreógrafo británico Thomas Noone estará hoy en Egia.

Dokumentuaren akzioak