Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «A través del baile he querido plasmar el viaje que los egipcios hacían tras la muerte»

Dokumentuaren akzioak

«A través del baile he querido plasmar el viaje que los egipcios hacían tras la muerte»

Ainhoa Izagirre, Bailarina de danza egipcia

Egilea
Maider Izeta
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Elkarrizketa
Data
2009/01/18
La cultura egipcia ha servido como inspiración para muchas personas. Su mitología, su majestuosa arquitectura y su riqueza histórica han aparecido en infinidad de películas y libros. La danza egipcia también ha inspirado a bailarines como la irundarra Ainhoa Izagirre a crear espectáculos que se fusionan movimientos armónicos con el simbolismo que conllevan las creencias del antiguo Egipto. Esta tarde, a las ocho, Izagirre presentará Viaje hacia Maat en el Centro Cultural Amaia.
- Utiliza el nombre de una diosa egipcia para presentar su espectáculo.
- Es cierto. Maat es la diosa que representa la Justicia. Maat también significa, como concepto, el orden cósmico.
- ¿Por qué un viaje a Maat? ¿Qué representa?
- Viaje hacia Maat parte de una visión que tenían los antiguos egipcios sobre la muerte como una transición a una vida nueva. En el libro de los muertos de los egipcios, cuando una persona moría tenía que hacer un viaje que le llevaba a una vida mejor. En ese viaje, la persona que muere se enfrenta a un tribunal, con un jurado que va a juzgar su vida. En ese jurado está representada la figura de Maat. Se juzga su corazón pero no sólo como víscera, sino también el lugar en que está el pensamiento y la conciencia. Se pesa el corazón con una pluma. Si es más pesado, la persona será devorada por la bestia y si es más ligero que la pluma, pasará a una nueva vida.
- Es un concepto difícil de representar a través del baile. ¿Cómo ha preparado su espectáculo?
- Es algo que sale desde dentro. La imaginación de la persona funciona así, de repente vas uniendo cosas hasta que sale el baile. Además, he trabajado con un equipo artístico que me ha ayudado mucho. Gracias al equipo que ha trabajado conmigo, se me ha hecho más fácil transmitir ese viaje a través del baile.
- Entonces, la ambientación creada le ha ayudado a inspirarse.
- Sí, sin duda. La idea de llevar a cabo este espectáculo se gestó hace dos años en Hondarribia. Hubo un festival en el que actuamos Itziar Mendizabal, Sandra Cuesta y yo. Aquel concepto inicial evolucionó hasta lo que se va a ver hoy en el Amaia.
- En el espectáculo que ha preparado, ¿se verán movimientos típicos de la danza egipcia?
- No lo quiero etiquetar. Es un compendio de todo lo que llevo encima. Lo que la gente va a ver es la manera que yo tengo de expresar lo que llevo dentro. Al final, sí que hay una parte más bailada. Pero no es un espectáculo de danza egipcia.
- ¿Qué le atrae de esta cultura y de este baile?
- Lo que siempre me ha atraído de la danza egipcia es el simbolismo que conlleva. El concepto de la muerte como una transición a una vida mejor, me parece bonito. Una parte tuya se muere porque naces en una nueva conciencia. Es un concepto diferente.
- ¿Siente que la gente conoce más este estilo de baile?
- No sé si se está conociendo más, pero sí es cierto que cuando la gente se acerca a la academia sabe a lo que viene. Saben que no es la danza del vientre. Saben que es un movimiento que engloba todo el cuerpo, que busca la armonía.
«A través del baile he querido plasmar el viaje que los egipcios hacían tras la muerte»
La bailarina irundarra Ainhoa Izagirre ensaya en su academia Tzigana. /F. DE LA HERA

Dokumentuaren akzioak