Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka "¡Y no me lo quemarás, el plego, el plego!"

Dokumentuaren akzioak

"¡Y no me lo quemarás, el plego, el plego!"

Alrededor de 1.500 personas asistieron en ablitas a este popular baile. El grupo local, Mendianike, recuperó en 1995 la Dantza del Plego, que tiene su origen en apuestas de tascas

Egilea
Fermín Pérez-Nievas
Komunikabidea
Diario de Noticias
Tokia
Ablitas
Mota
Albistea
Data
2006/04/03

origen El tío Negrala, Mariano Baigorri, solía alternar mucho en las tascas, hasta el punto que se inventó un sistema para pagar menos. Colocándose un periódico doblado en la parte trasera del pantalón, se apostaba a que nadie era capaz de prenderle fuego al papel. Si le prendían fuego, pagaba él, si no, era él quien se beneficiaba del incauto apostante, ya que era superior el número de veces que salía victorioso. Al tiempo que se agachaba, se estiraba, encogía o torcía el trasero cantaba la célebre copla, "¡y no me lo quemarás, el plego, el plego, el plego, y no me lo quemarás el plego por detrás!".

Esta costumbre fue pasando de familia en familia, hasta el punto de que el único testimonio escrito que existe data de 1933, escrito por Pedro Arellano. En él se dice que "se baila en Ablitas con motivo de alguna fiesta familiar o reunión de amigos para merendar".

Con estas mimbres, Mendianike, en 1994 se puso a investigar, con la intención de "recuperar un baile autóctono nuestro, con la intención de ir a los sitios y te identificasen con él", comentó Germán Sangüesa, portavoz de Mendianike.

Teniendo el eje central del Baile del Plego, en el que las chicas intentan con una antorcha quemar el plego del chico que se contonea para evitarlo mientras corren en círculo, se añadió una jota ablitera, que les enseñó Eusebio Arellano, y un vals. A todo ello se añadió una vestimenta acorde, investigando la ropa que se llevaba a principios de siglo.

otros actos Desde 1995 no sólo se ha incrementado la respuesta del público, sino que ya desde el año pasado se dio un salto clave, se pasó a la participación popular. "Fue ver un sueño realizado. El plego pertenece a la calle y tenía que ser interpretado por la calle. Al ser una danza juego, permite que la gente pierda el miedo a salir a bailar, que se acerquen y que vean que lo que hacemos no es solamente para nosotros", explicaba Sangüesa. Ayer más de 50 personas, no pertenecientes a Mendianike salieron a participar del baile.

Pero el Baile del Plego no sólo es una fiesta en sí mismo. Durante un fin de semana se rodea de numerosos actos que convierten a Ablitas en el centro del folklore de la Ribera.

Así, el pasado sábado ocho grupos llegaron hasta la localidad para participar en un alarde de paloteados. Dantzaris de Pamplona (Duguna dantza Taldea e Iruña Taldea), Urretxu (Lurra dantza Taldea), Ribaforada (Grupo de danzas de Ribaforada), Cortes (Grupo de danzas Yona), Tudela (Asociación cultural de amigos del dance y paloteado de Tudela), Monteagudo (Grupo de danzas de Monteagudo) y Ablitas (Grupo de danzas Mendianike) tomaron las calles durante todo el sábado y recorrieron la localidad.

En este acto se homenajeó al ablitero Pedro Santos, que falleció el pasado año. "Regalamos a su familia un libro en el que la gente de Ablitas ha escrito lo que recuerda de Pedro. Era una persona muy dada a los demás", destacó German Sangüesa.

Dokumentuaren akzioak