Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka A la altura de San Pedro

Dokumentuaren akzioak

A la altura de San Pedro

El joven Asier Uskola interpreta con seguridad el baile de la 'Kaxarranka', una de las costumbres más antiguas de Lekeitio

Egilea
Mirari Artime
Komunikabidea
El Correo
Tokia
Gernika
Mota
Albistea
Data
2011/06/30
Lotura
El Correo
Ante un expectante público, Uskola tardó varios minutos en posicionarse en el arcón sobre el que llegó a la ermita del protector. Los ocho hombres que lo sujetaban realizaron varias maniobras para evitar cualquier imprevisto ante la constante amenaza de lluvia que podía complicar aún más la difícil interpretación. Sin embargo, tras los primeros sones del txistu, Uskola demostró que no tenía dificultad para mantener el equilibrio mientras cumplía con el repertorio que incluyó un 'zortziko', 'fandango' y un 'arin-arin'. Todo lo contrario. Lejos de perder su concentración, fue capaz de responder con una amplia sonrisa a los 'irrintzis' y 'vítores' lanzados desde el público.
«Es increíble. Además de elegante, demuestra una enorme capacidad para no perder los nervios», reiteraban dos lekeitiarras fieles a la tradición. Vestido con frac, camisa y pantalón blancos, pañuelo rojo al cuello y un clavel en la solapa, cumplió con el rito de bailar con una chistera en la mano derecha y banderín rojo con las insignias de San Pedro en la zurda.
Su actuación fue premiada con una sonora salva de aplausos, incluidos los de un grupo de entusiastas americanos interesados en conocer todos los detalles de la típica costumbre vasca. A continuación, los portadores del baúl donde antaño se guardaban los papeles de los marineros y que supera los cien kilos de peso lo trasladaron a las inmediaciones de la Cofradía de Pescadores, al Ayuntamiento y a la plaza de la localidad donde volvió a repetir el ritual.
Por una buena costera
Los lekeitiarras habían comenzado a rememorar las antiguas tradiciones arrantzales a primera hora de la mañana. Las 'Dei eittekuak' o 'Llamadoras' se pasearon por la parte vieja mientras gritaban 'Gora, Jaungoikuen izenean' (Despierta, en el nombre del Señor). De esa manera, las mujeres simulaban la manera en la que antaño se despertaba a los marineros para salir a faenar si las condiciones meteorológicas eran favorables.
Tras la misa mayor, la procesión, en la que participó la nueva Corporación, trasladó la figura de San Pedro hasta la altura de la ermita donde tiene lugar la 'Kilin-kala' o 'Guiño del santo al agua'. Los que portaban la imagen realizaron dos guiños, inclinando la figura hacia un lado como si estuviera a punto de caer al agua ante las exclamaciones de asombro del público.
Con este gesto buscan la protección del santo para una buena costera del bonito. Aunque existen varias teorías sobre el origen de la ceremonia, que en alguna ocasión ha terminado con la figura precipitándose al mar, los vecinos la relacionan con la ayuda a los marineros. La jornada se completó con un aurresku interpretado sólo por mujeres.

Dokumentuaren akzioak