Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka A golpe de ezpata-dantza

Dokumentuaren akzioak

A golpe de ezpata-dantza

Así celebró el grupo Añorgako dantzariak Arkaitz su 80 aniversario, además de con una charla, una exposición y un día de romería

Egilea
Virginia Mellado
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
San Sebastián
Mota
Albistea
Data
2006/09/26

Los instrumentos de Juan Mª Beltrán, que normalmente se exhiben en el Herri Musikaren Txokoa de Oiartzun, es una de las muestras que ha acercado el grupo Arkaitz hasta Añorga. En una de las salas del museo se puede encontrar esta exposición que reúne alrededor de 100 instrumentos de música popular, tanto vascos como procedentes de otras partes del mundo. El visitante puede encontrar desde instrumentos aerófonos como flautas, vibración de lengüetas, trompetas... membráfonos percutidos con baquetas o con las manos, frotados y accionados por el aire, cordófonos de cuerda percutida, pulsada y frotada, idiófonos golpeados directamente, indirectamente, rascados, friccionados o flexibles e instrumentos de la música popular vasca como txistus, dulzaina-gaitas, trikitixa...

«Muchos de los instrumentos son muy curiosos», explica Oier. «La gente se queda muy sorprendida de que algunos de ellos puedan sonar y les interesa ver el mecanismo de funcionamiento». Y no es para menos. Ya que, entre estas pequeñas joyas musicales, se encuentran un contrabajo y un arpa hechos de diversos materiales superpuestos y, a simple vista, nadie apostaría porque son dichos instrumentos. Del mismo modo, se exhibe gran variedad de flautas, algunas tan rústicas que parecen ramas de árboles. Peines que vibran, el mítico hueso de albaricoque, pajitas de refrescos manipuladas... también tienen su lugar. Sin olvidar una de las mayores reliquias de la exposición: una trikitixa de la casa Larrinaga y Guerrini, que se mantuvieron juntas durante no mucho tiempo, dando paso a dos casas diferentes, conocidas por colocarse entre las mejores fabricantes de este instrumento. Compartiendo sala con esta exposición, se encuentra una visita fotográfica a los 80 años recorridos por Añorgako Dantzariak Arkaitz, que está completada con un vídeo fotomontaje.

Figura del dantzamaisu

El grupo Arkaitz no quiso olvidar en su aniversario la figura del dantzamaisu -el profesor de danza- gracias al cual la evolución de grupos como el suyo es posible. Para ello, contó recientemente con la presencia del folklorista Oier Araolaza, dantzari e investigador eibartarra. «La figura del dantzamaisu es muy importante», explica Oier, director de Arkaitz. «En nuestro grupo tenemos la suerte de contar con Juan Antonio Urbeltz en este papel y la verdad es que no podemos estar más contentos». Precisamente, su danzamaisu fue uno de los animadores de la romería que organizó el grupo. El plato fuerte, que contó con misa y comida en el frontón añorgatarra, fue la romería en la que el dantzamaisu dio unas sencillas indicaciones para que todo el que lo desee pueda bailar. Este aniversario se despidió con un Agurra de toda la gente que pasó, está y pasará, por este grupo dantzari de Añorga.

Dokumentuaren akzioak