Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka 71 años cantando y bailando con Eskola

Dokumentuaren akzioak

71 años cantando y bailando con Eskola

Más de un centenar de personas mantienen viva en el grupo Eskola la danza y el canto coral

Egilea
Aletxu Peña
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
San Sebastián
Mota
Albistea
Data
2011/06/03
Lotura
Diario Vasco
La Schola Cantorum fue creada con el objetivo de «exaltar los cultos en honor de la Virgen» mediante el canto. La formación coral dirigida por Juan Urteaga no sólo ponía buenas voces a las celebraciones litúrgicas de la basílica de la patrona de la ciudad, sino que extendió su actividad musical fuera del templo.
Así, además de presentar sus famosas Estampas de la Pasión y Estampas Eucarísticas, la Schola Cantorum protagonizó conciertos con el 'Carmina Burana', estrenó 'Olezkarri zarra', de Olaizola, y hasta montó óperas, 'Amaya', del maestro Guridi, o 'Txanton Piperri', del maestro Zapirain.
Y la familia de la Schola Cantorum fue creciendo y no tardó mucho tiempo en formarse el grupo de baile, siendo uno de los fundadores Javier Aizarna, que años más tarde ocupó el cargo de diputado general de Gipuzkoa. Y entre aquellos primeros dantzaris figuraban Eugenio Goya, que fue el primer presidente de la Schola Cantorum, Ignacio Ganuza, Miguel Mari Echavarren o Joseba Elizondo, que también ocuparon el cargo de presidentes de la entidad en distintas épocas.
Al ir aumentando las actividades y al participar más personas, el espacio ocupado en la iglesia de Santa María se queda pequeño y se trasladan hacia 1945 al Kursaal, donde disponen de mayor amplitud para los ensayos de los coros, del grupo de danza y de la sección de teatro que se forma en este nuevo espacio.
El escenario del Kursaal sirve a la Schola Cantorum para interpretar las óperas, que reciben en cada sesión el aplauso de los donostiarras que asisten a cada uno de los espectáculos que se organizan. Sin embargo, la Schola Cantorum organizó en el teatro Victoria Eugenia alguna de estas veladas operísticas, lo que provocó el enfado de los gestores del Kursaal, que les cedían sus locales sin cobrar alquiler. El resultado fue que la Schola Cantorum tuvo que buscarse otro lugar para seguir con los ensayos, y tuvieron la suerte de que el Ayuntamiento donostiarra les cediera Villa Esmeralda, en la cuesta Aldapeta, a donde se trasladaron en 1960 y donde permanecen en la actualidad, tanto el coro, que cuenta con 35 voces que dirige Juanjo Ocón, y el grupo de danza, a las órdenes de Josetxo Fuentes.
En este recinto trabaja con varios ensayos semanales el grupo de danza, en el que participan 35 personas, entre mujeres y varones. Su director, Josetxo Fuentes, asegura que «se ensaya duro, con cuatro sesiones por semana, porque nuestro tipo de folclore es muy exigente y el periodo del dantzari es corto en el tiempo, ya que con determinada edad no puedes levantar la pierna como lo hace un joven de 20 o 25 años».
Afortunadamente el grupo de danza cuenta con una academia (cantera), donde en la actualidad asisten 80 niños desde los 6 a los 14 años, edad ésta última en la que ya pueden dar el paso para ir al grupo de los mayores.
El grupo de baile ha viajado por medio mundo y chocaba en muchos países que acudiera un grupo de baile que se denominaba Schola Cantorum, y por ello, en 1975 se cambió en nombre originario por el de Koruko Ama Birjinaren Eskola, que es hoy como se le conoce, pero sobre todo por el apelativo de Eskola.
Los dantzaris de Eskola ha actuado en Cuba, Italia, Bélgica, Holanda, Polonia, Rumanía, etcétera. Se han presentado a cinco festivales internacionales en el transcurso de los años y en todos ellos consiguió el primer puesto, dice orgulloso Josetxo Fuentes.
El grupo de baile, además de interpretar la danza del folclore vasco, también es muy activo durante los carnavales, donde ha ganado en varias ocasiones en el desfile de comparsas que se celebra en San Sebastián. También merece reconocimiento este grupo por haber rescatado la comparsa de Jardineros, que se creó en el siglo XIX y se perdió en el transcurso de los años. Eskola la puso nuevamente en la calle y en cada carnaval el grupo da a la ciudad un toque de distinción con este espectáculo.
Sin embargo, Fuentes se queja por ver cómo desde las instituciones no se potencia la danza todo lo que se debiera, y reclama a los distintos ayuntamientos que programen en sus fiestas actuaciones de grupos de dantzaris para mantener vivo el folclore de esta tierra. «Hace falta más movimiento institucional para que se reactive la danza», reitera Fuentes.
71 años cantando y bailando con Eskola

Danza. Cinco dantzaris de Eskola, con el folclore de Zuberoa, en el Peine del Viento.

Dokumentuaren akzioak