Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka 1946 Alarde del tenor Gigli en el Kursaal

Dokumentuaren akzioak

1946 Alarde del tenor Gigli en el Kursaal

LA calle de la memoria

Egilea
Mikel G. Gurpegui
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Albistea
Data
2011/09/22
Lotura
Diario Vasco
Gigli había protagonizado con sonoro éxito la clausura de la Quincena Musical donostiarra y accedió a prorrogar su estancia en San Sebastián. Los organizadores de las Galas de la Prensa se habían emperrado en cerrar su ciclo a lo grande, con una gala en honor al cuerpo diplomático. Echaron una mano desde la Quincena Musical y sonó la flauta con el cantor, según se explicó entonces. «Primero fue la generosa disposición del eminente divo, tenor Beniamino Gigli. Sus últimos éxitos, la justificada fama de la calidad de su arte excepcional, nos obligaba a intentar conseguir su colaboración. Y Beniamino Gigli sólo dio facilidades».


Total, que para el 22 de septiembre a las 10,30 de la noche, se montó en el Gran Kursaal un «gran acto de concierto», como decía el anuncio. Gigli era la estrella, pero también cantarían otras voces de la ópera de entonces, repescados igualmente de la Quincena, Mafalda Favero, Mariá Clara Alcalá, Marco Setefanoni y Giusseppe Mannachini. La cita contaba además, en su segunda parte, con el grupo de danzas vascas Kiliki y con el Ballet Español.

Según la crítica, «lo mismo Gigli que sus compañeros fueron generosos para el espectador y así se pudo escuchar un acto de concierto inolvidable, como será inolvidable el 'Adiós a la vida' con que regaló en el Kursaal Beniamino Gigli en un alarde maravilloso de su voz cautivadora de públicos y justificativa de su fama mundial».

La actuación del tenor fue acogida con «estruendosas ovaciones». También fue aplaudido el Ballet Español, mientras que los dantzaris de Kiliki «triunfaron rotundamente y se llevaron la simpatía y los aplausos de la sala, repleta de público distinguido y selecto».

«Estampas muy artísticas»

Ayer como hoy, por los mismos espacios pasan desde nombres reconocidos a aficionados locales. Por ejemplo, al día siguiente del recital de Gigli se celebró en el escenario del Kursaal «el festival organizado para presentar las alumnas del maestro Bautista Cerdán. Consistió en la exhibición de varias estampas muy artísticas, danzas y bailes donde se pudo apreciar los progresos que realizan por el difícil camino del arte las alumnas del competente Bautista».

1946 Alarde del tenor Gigli en el Kursaal

Beniamino Gigli, en primer plano, junto al Urumea. :: KUTXA FOTOTEKA

Dokumentuaren akzioak